Para Levantamiento y Caída de Muchos

Autor:

Cristian E. Gallardo San Martín

Ministerio Micreasol Chile

 

“Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.
Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.
Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo:

Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz,
Conforme a tu palabra; Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles,
Y gloria de tu pueblo Israel.
Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él.
Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha”

Lucas 2:25-34, Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Una señal que será contradicha.

Nunca antes estas palabras han adquirido un mayor sentido. El hecho de que esta profecía fuese entregada justo en aquél momento en particular nos recuerda lo que la misma biblia nos enseña, cuando nos dice: “Aunque la respuesta tarde, espérala, pues aunque tarde, ciertamente él responderá”

“Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

“He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.”

 

Habacuc 2:3-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Continuar leyendo “Para Levantamiento y Caída de Muchos”

Los Ángeles: Mensajeros de Dios

Es necesario primero determinar que el término español: “ángel” procede en su etimología u origen de la palabra griega: “ángelos”, la cual en el griego clásico y en el griego koiné también denominado griego bíblico o helenístico, significa en su conjunto: mensajero, enviado, que anuncia o lleva una nueva, embajador, nuncio, mensaje, noticia, pastor (en los capítulos dos y tres de Apocalipsis en la Santa Biblia), además, de ángel, lógicamente, y por esto mismo, la rama de la teología bíblica que estudia a los ángeles se denomina: “angelología”, lo cual significa: tratado sobre los ángeles.

A su vez, de acuerdo a lo que está enseñado en las Sagradas Escrituras en el Antiguo y Nuevo Testamento, los ángeles se dividen en buenos y malos:

Continuar leyendo “Los Ángeles: Mensajeros de Dios”

Venga a nosotros tu Reino…

“En los últimos días, el monte de la casa del Señor será el más alto de todos, el lugar más importante de la tierra. Se levantará por encima de las demás colinas, y gente del mundo entero vendrá allí para adorar. Vendrá gente de muchas naciones y dirán: «Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob. Allí él nos enseñará sus caminos, y andaremos en sus sendas». Pues de Sión saldrá la enseñanza del Señor; de Jerusalén saldrá su palabra. El Señor mediará entre las naciones y resolverá los conflictos internacionales. Ellos forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en herramientas para podar. No peleará más nación contra nación, ni seguirán entrenándose para la guerra.”

Isaías 2:2-4 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Una de las promesas mas maravillosas a la cual nos aferramos los cristianos, es la esperanza de la venida de nuestro Señor Jesucristo en lo que denominamos “La Segunda venida del Señor”. La Instauración del reino de Dios en la tierra será un acontecimiento maravilloso en el cual todos los creyentes están invitados a ser partícipes de este reinado. Esto me lleva a pensar en una pregunta: ¿Qué es lo que entendemos por reinado?. La definición para reino o reinado es: “Del latín regnum, reino es aquel territorio cuyos habitantes están sujetos a un rey. Se trata de un Estado regido por una monarquía, la forma de gobierno en la que el cargo supremo es unipersonal, vitalicio y, por lo general, hereditario.”

Continuar leyendo “Venga a nosotros tu Reino…”