Para Levantamiento y Caída de Muchos

Autor:

Cristian E. Gallardo San Martín

Ministerio Micreasol Chile

 

“Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.
Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.
Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo:

Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz,
Conforme a tu palabra; Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles,
Y gloria de tu pueblo Israel.
Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él.
Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha”

Lucas 2:25-34, Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Una señal que será contradicha.

Nunca antes estas palabras han adquirido un mayor sentido. El hecho de que esta profecía fuese entregada justo en aquél momento en particular nos recuerda lo que la misma biblia nos enseña, cuando nos dice: “Aunque la respuesta tarde, espérala, pues aunque tarde, ciertamente él responderá”

“Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

“He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.”

 

Habacuc 2:3-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Continuar leyendo “Para Levantamiento y Caída de Muchos”