El Rey que estábamos esperando..

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.”


Isaías 9:6-7

A través de toda la historia humana, muchos han sido los innumerables reinos que se han sucedido, cada uno con sus respectivas fortalezas y debilidades. Asimismo, cada uno de los reyes que han gobernado estas diferentes naciones, se han encargado de plasmar su esencia y carácter en cada uno de ellos. Es así como podemos encontrar reinos y reyes pacíficos, guerreros, tolerantes, benévolos y malignos. En resumidas cuentas, reinos y reyes buenos, y reinos y reyes malos.


En la Biblia encontraremos una gran cantidad de ejemplos de reinados descritos anteriormente y podremos darnos cuenta cuán diferentes eran cada uno de sus estilos de gobierno. Sin embargo, en algo estaremos de acuerdo. Cada uno de ellos carecía de perfección. El reino perfecto jamás podrá venir de manos de hombres y mujeres imperfectos, por muy buenas intenciones que éstos puedan tener. El reino perfecto solamente puede venir por medio de aquel Rey que fue, es y será perfecto en todo: Jesucristo, el hijo de Dios.


Él es nuestro Rey Perfecto. Él es el Rey que esperamos…

Cristian E. Gallardo SM

Ministerio Micreasol Chile

Disfruta de una gran cantidad de literatura cristiana gratuita en http://www.micreasol.com