Confía en él

“Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.
Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.
Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.
Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.”

Jeremías 5-8

La vida del ser humano está llena de decepciones. Una mala relación amorosa, un negocio que resulta ser un fracaso, un gobierno o una autoridad que no se comporta como esperamos, etc.


Cuando Dios proclama esta maldición, esta viene a ser el resultado de poner nuestros sueños y esperanzas en aquellas cosas de valor temporal que indefectiblemente acaban en el tiempo y dejarán de ser. Sin embargo esto jamás sucederá a aquellos que deciden poner sus esperanzas, sueños y anhelos en Él.


La clave para huir de ésta maldición y/o para que no nos alcance, está en mantenernos en calma, saber esperar, y entender las palabras del apóstol Pablo en su carta a los filipenses; “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”.


Mantener nuestra confianza en Dios nos garantiza seguridad plena en el futuro, aún en momentos difíciles o “de sequía”, no dejaremos de producir fruto. Pues el conoce nuestros pensamientos y las necesidades que hay en nuestro corazón.

Dios te bendiga, y te añada Salvación y vida eterna..

Cristian E. Gallardo SM

Ministerio Micreasol