Clamando a Dios desde lo profundo

“Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí?
¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,
Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.”

Salmos 42:9-11


Huyendo de la depresión:

La depresión es un arma del enemigo, como lo dice aquí el salmista. Un arma utilizada desde el principio de los tiempos para martirizar y perturbar profundamente el alma de los seres humanos, haciéndoles caer en una tristeza profunda y en una aflicción del espíritu. Desatando también en nuestras mentes, imágenes, pensamientos y emociones destructivas que nos pueden llevar a cometer errores con terribles consecuencias.

Cuando esto sucede, vemos nuestra vida como un torbellino gris y sin ninguna esperanza. En la biblia encontraremos, aunque nos parezca difícil de creer, una cantidad increíble de personajes que padecieron en algún momento de sus vidas de depresión. Y, aunque ésta palabra no aparece tácitamente escrita en ella, nos damos cuenta por el tipo de aflicción que sentían en momentos de desesperación.

Sin embargo, en este texto, el salmista inspirado por el Espíritu Santo de Dios, deja en evidencia la cura para este problema: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí?”, y él mismo se da la receta: “Espera en Dios”.


Es a través de la oración y la meditación a Dios y en Dios, que recibimos el consuelo, la paz, y la paciencia necesaria para comprender que ningún problema en esta vida es mas grande que Dios, y que aunque pareciera que todo está en contra nuestra, Él es nuestra Salvación, y lo más importante, Él está de nuestro lado: “Salvación mía y Dios mío”.

Te invito a buscar de Dios, cada mañana, cada tarde y cada noche. A llenarte de su presencia y de su poder, y a Caminar junto a su hijo Jesucristo, quien nos dejó sus huellas para que siguiéramos sus pisadas

Que Dios te Bendiga y te añada Salvación y vida eterna.

Cristian E. Gallardo SM

Ministerio Micreasol Chile

Obituario..

Valparaíso, Chile

Cuando me enteré de la muerte de Florencio Navarro, mejor conocido como el hermano Floro, en los albores del año 2020, sentimientos encontrados se fundieron en mi mente y corazón. Por un lado sentí una enorme pena derramada sobre mi alma, pena de la carne, pero pena, al fin y al cabo. Tristeza al saber que nos dejaba un gran Cantautor Cristiano, pero mas allá de todo, un gran hombre de Dios, pregonero incansable de Cristo en la tierra, y defensor acérrimo de la sana Doctrina. Sin embargo, poco a poco la tristeza fue siendo derrotada por el poder de Dios, trayendo a mi mente recuerdos y vivencias que jamás morirán, pues, que más puedo decir yo, sino que decirle un simple “hasta pronto”. Decirle a usted, que como muchos,  crecí junto a su música y poesía, que sus canciones no solamente preparaban mi cuerpo, alma y corazón para la alabanza y la adoración al Padre, sino que sus letras eran un claro llamado de atención al inconverso y al pueblo de Dios. Solamente me queda sentir la exquisita envidia que todo cristiano debería sentir al saber que un hermano en Cristo se nos ha adelantado en su Reunión con el Creador. Como dijo alguna vez el hermano Benito, su compañero de voz en el inconfundible e inconsumible Dúo musical denominado “Dúo Sal”:

Continuar leyendo “Obituario..”

Viéndole tal como Él es…

La mayoría de las veces en las cuales nos detenemos a pensar en Jesús, desde su nacimiento, difícil y complicado, y del cual compartí con ustedes un capítulo el libro titulado : “Tú, Sígueme”, pasando por su vida y obra misionera, y llegando a su poderoso encuentro con la cruz del calvario en donde el poder de su sangre vino a rasgar el velo del templo, abriendo la oportunidad de redención y vida eterna para toda la humanidad, tratamos de ver su faceta más primaria y directa, es decir, su amor desinteresado, su misericordia extrema hacia los pobres, débiles y desamparados y nos regocijamos y alegramos con las buenas nuevas de salvación para nuestra alma.-

Sin embargo, por alguna razón tratamos de pasar por alto ciertos comentarios de Jesús que, en muchas oportunidades trajeron molestias, divisiones y por qué no decirlo, rencor hacia su persona. Aún hoy, sus palabras nos desnudan y nos confunden. No me equivoco al decir que, de no ser por su espíritu Santo, es muy probable que también nosotros hubiésemos querido tomar piedras en nuestras manos o tratar de despeñarle por las quebradas. Si esto le parece duro de entender, leamos el siguiente pasaje Bíblico, palabras del mismísimo Señor Jesús:

Continuar leyendo “Viéndole tal como Él es…”

Un camino a la conversión

“Cierto día, mientras Jesús predicaba en la orilla del mar de Galilea, grandes multitudes se abalanzaban sobre él para escuchar la palabra de Dios. Jesús notó dos barcas vacías en la orilla porque los pescadores las habían dejado mientras lavaban sus redes. Al subir a una de las barcas, Jesús le pidió a Simón, el dueño de la barca, que la empujara al agua. Luego se sentó en la barca y desde allí enseñaba a las multitudes. Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón:

—Ahora ve a las aguas más profundas y echa tus redes para pescar.
—Maestro —respondió Simón—, hemos trabajado mucho durante toda la noche y no hemos pescado nada; pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.
Y esta vez las redes se llenaron de tantos peces ¡que comenzaron a romperse! Un grito de auxilio atrajo a los compañeros de la otra barca, y pronto las dos barcas estaban llenas de peces y a punto de hundirse. Cuando Simón Pedro se dio cuenta de lo que había sucedido, cayó de rodillas delante de Jesús y le dijo:

—Señor, por favor, aléjate de mí, soy demasiado pecador para estar cerca de ti.
Pues estaba muy asombrado por la cantidad de peces que habían sacado, al igual que los otros que estaban con él. Sus compañeros, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, también estaban asombrados. Jesús respondió a Simón: «¡No tengas miedo! ¡De ahora en adelante, pescarás personas!». Y, en cuanto llegaron a tierra firme, dejaron todo y siguieron a Jesús.”

Lucas 5:1-11 Nueva Traducción Viviente (NTV)

¿Qué tan dispuestos estamos a cambiar? ¿Qué esfuerzo estamos dispuestos a hacer por esta conversión?
La vida del Apóstol Pedro, así como la de todos los discípulos de nuestro señor Jesucristo fueron sencillamente espectaculares y fascinantes, y mucho se ha hablado con respecto a ello. Sin embargo, en esta oportunidad he tomado el pasaje de su llamado, con el propósito de hacer notar la obediencia de este llamado, sin entender el compromiso. Solamente el llamado y la aceptación de este, puro y sincero. En aquel primer momento Pedro jamás imaginaría el alcance y la repercusión que tendría para las generaciones venideras el hecho de aceptar el llamado que Jesús le hacia, de ser pescador de hombres. Así como nosotros, Pedro tenía responsabilidades, en la biblia se nos muestra que tenía suegra, de hecho, uno de los asombrosos milagros de Jesucristo, fue la sanación de ésta mujer:

Continuar leyendo “Un camino a la conversión”

Para toda la humanidad…

“Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.”

Romanos 14:7-8 Reina-Valera 1960

Para toda la humanidad. No es para un segmento de la población. tampoco para una minoría en particular. ni mucho menos discriminatorio cuando hablamos de clases sociales. Es para toda la humanidad. Hace unos días atrás, mi esposa me preguntó cuál era la causa de que este nuevo flagelo, el covid-19, mejor conocido como coronavirus, haya sobrevenido sobre la tierra sin discriminación alguna. Y en ese momento debo decir que no tuve una respuesta realmente satisfactoria, ni para ella, ni mucho menos para mi. La realidad mas abrumadora me golpea aún más cuando me entero que en diferentes partes del mundo, no solamente los no creyentes están falleciendo, sino que también muchos cristianos. Desde Pastores y líderes, hasta disciplinados feligreses.

Continuar leyendo “Para toda la humanidad…”

Para Levantamiento y Caída de Muchos

Autor:

Cristian E. Gallardo San Martín

Ministerio Micreasol Chile

 

“Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.
Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.
Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo:

Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz,
Conforme a tu palabra; Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles,
Y gloria de tu pueblo Israel.
Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él.
Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha”

Lucas 2:25-34, Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Una señal que será contradicha.

Nunca antes estas palabras han adquirido un mayor sentido. El hecho de que esta profecía fuese entregada justo en aquél momento en particular nos recuerda lo que la misma biblia nos enseña, cuando nos dice: “Aunque la respuesta tarde, espérala, pues aunque tarde, ciertamente él responderá”

“Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

“He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.”

 

Habacuc 2:3-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Continuar leyendo “Para Levantamiento y Caída de Muchos”

Como ovejas en medio de lobos…

Un mensaje más alentador, pudo haber sido tal vez “Los envío como ovejas alrededor de lobos”, sin embargo, nuestro Señor Jesucristo es el Señor de las palabras, y en sus diferentes conversaciones que tuvo durante su ministerio con sus discípulos, en varias oportunidades les manifestó cuánto iba a ser necesario que padecieran por él y por el evangelio.

Pues si bien este mensaje cambiaría y revolucionaria vidas enteras, y reconciliaría finalmente, al hombre con su creador, la oposición que tendríamos por parte de satanás el diablo no sería menor. El Gobernante de este mundo según la Biblia, aunque avergonzado, humillado y vencido, y al borde del abismo que está preparado para él y sus demonios, aún desea, con su último escollo de maldad interior, arrebatarle a Dios todas las Almas que le sean posible, por pura malicia, solo por maldad, porque lo que siempre ha hecho desde el principio, de la humanidad es oponerse a Dios, y su creación, de la única manera que lo sabe hacer: Robar, Matar y Destruir. Con este propósito pone en marcha su maquinaria maquiavélica para oponerse a la siembra de Dios, los cristianos convertidos. A través de la historia de la humanidad veremos como siempre ha tratado de oscurecer de cualquier manera al mundo, no permitiendo que la voluntad divina se cumpla completamente.

Ahora bien, con respecto a satanás, yo pregunto: ¿Cuánto sabemos acerca de este enemigo? Debido a que es realmente necesario que los creyentes conozcamos a este personaje que ha estado corrompiendo al mundo desde sus inicios, dedicaremos unas pocas palabras y algún tiempo, para descubrir quién es, qué hace en este mundo, y el propósito nefasto que tiene para todos los incautos que decidan seguirlo. Por favor, lea el siguiente pasaje:

“«Hijo de hombre, entona este canto fúnebre para el rey
de Tiro. Dale este mensaje de parte del Señor Soberano:»
“Tú eras el modelo de la perfección, lleno de sabiduría y
de exquisita belleza. Estabas en el Edén, el jardín de
Dios. Tenías la ropa adornada con toda clase de piedras
preciosas —cornalina rojiza, peridoto verde pálido,
adularia blanca, berilo azul y verde, ónice, jaspe verde,
lapislázuli, turquesa y esmeralda—, todas talladas
especialmente para ti e incrustadas en el oro más puro.

Continuar leyendo “Como ovejas en medio de lobos…”

La Justicia que viene de lo Alto

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir. ¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! ¡Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar!”

Isaías 48:17-18

La definición de la palabra justicia en el diccionario de la real academia española (o RAE), dice:

“Principio moral que inclina a obrar y juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde.”

“por encima de todo deben primar la justicia y la igualdad”

Es fácil hablar de justicia cuando ésta nos beneficia. Lo verdaderamente difícil es hablar de ésta justicia cuando el veredicto no nos satisface plenamente o la resolución no nos es favorable. Muchas veces queremos aplicar y recibir justicia basándonos solamente en nuestro beneficio propio sin siquiera pensar en el resultado final. Simplemente queremos recibirla aquí y ahora.

Estos últimos días en Chile han sido sin lugar a dudas una vorágine de hambre y sed de justicia. Estas palabras se repiten una y otra vez en cada esquina de nuestras ciudades, pueblos, plazas y hogares por millares de hombres y mujeres que, cansados de las injusticias y desigualdades propias de una sociedad en la cual sienten que sus voces nunca han sido oídas por nuestras autoridades (las de turno y las anteriores), han salido a las calles a manifestar su justo descontento.

Continuar leyendo “La Justicia que viene de lo Alto”

Vasos útiles para el Servicio

Autor:

Cristian E.Gallardo San Martín

Ministerio Micreasol-Chile

 

En el relato del libro de Lucas, Capítulo 10, se nos muestra que Jesús recorrerá otras ciudades y aldeas, llevando su mensaje de buenas nuevas de salvación. Para ello, seleccionó a otros seguidores, no a sus discípulos directos, y los envió a aquellos lugares a preparar a la gente para su llegada. Sin embargo, se preocupó de señalarles de qué manera deberían conducirse en aquella misión. Para ese propósito, le entregó directrices de funcionamiento con las cuales podrían desarrollar su trabajo misionero de una manera efectiva.

En este capítulo nos enfocaremos en la misión de los 70, para comprender de una manera más acabada como es que Jesús nos enseña a trabajar cuando tenemos una misión por delante:

“Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir.
Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”

(Lucas 10:1-2, BRV 1960)

Continuar leyendo “Vasos útiles para el Servicio”

Un llamado Especial

Cristian E. Gallardo San Martín

Ministerio Micreasol

Valparaíso

 

¿Qué sucedería si un día cualquiera, en medio de tus afanes, se presentase un hombre, y puesto delante de ti, te dijera: “Ven y sígueme”? Simón Pedro, el pescador, después del milagro que sucedió en su embarcación, supo inmediatamente que el hombre que estaba parado frente a él no era un hombre cualquiera. Tal vez no comprendió inmediatamente el costo que tendría más adelante seguir a este carpintero que había hecho aparecer peces prácticamente de la nada y a una orden suya, sin embargo, entendió casi al instante una sola cosa: que aquel que le estaba hablando, no era un hombre cualquiera. De todos los que el Señor Jesucristo escogió como discípulos, para entrenarlos y enseñarles el camino al padre, ninguno le negó o se retractó, una vez que el se fue a los cielos, terminando la misión que el Padre le había encargado. Solamente se perdió aquel que estaba escrito que debía de traicionarlo. El mismo Jesús, orando en el huerto hizo esta afirmación:

“Durante el tiempo que estuve aquí, los protegí con el poder del nombre que me diste. Los cuidé para que ni uno solo se perdiera, excepto el que va camino a la destrucción como predijeron las Escrituras.”

(Juan 17:12, Nueva Traducción Viviente)

Continuar leyendo “Un llamado Especial”