Clamando a Dios desde lo profundo

“Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí?
¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,
Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.”

Salmos 42:9-11


Huyendo de la depresión:

La depresión es un arma del enemigo, como lo dice aquí el salmista. Un arma utilizada desde el principio de los tiempos para martirizar y perturbar profundamente el alma de los seres humanos, haciéndoles caer en una tristeza profunda y en una aflicción del espíritu. Desatando también en nuestras mentes, imágenes, pensamientos y emociones destructivas que nos pueden llevar a cometer errores con terribles consecuencias.

Cuando esto sucede, vemos nuestra vida como un torbellino gris y sin ninguna esperanza. En la biblia encontraremos, aunque nos parezca difícil de creer, una cantidad increíble de personajes que padecieron en algún momento de sus vidas de depresión. Y, aunque ésta palabra no aparece tácitamente escrita en ella, nos damos cuenta por el tipo de aflicción que sentían en momentos de desesperación.

Sin embargo, en este texto, el salmista inspirado por el Espíritu Santo de Dios, deja en evidencia la cura para este problema: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí?”, y él mismo se da la receta: “Espera en Dios”.


Es a través de la oración y la meditación a Dios y en Dios, que recibimos el consuelo, la paz, y la paciencia necesaria para comprender que ningún problema en esta vida es mas grande que Dios, y que aunque pareciera que todo está en contra nuestra, Él es nuestra Salvación, y lo más importante, Él está de nuestro lado: “Salvación mía y Dios mío”.

Te invito a buscar de Dios, cada mañana, cada tarde y cada noche. A llenarte de su presencia y de su poder, y a Caminar junto a su hijo Jesucristo, quien nos dejó sus huellas para que siguiéramos sus pisadas

Que Dios te Bendiga y te añada Salvación y vida eterna.

Cristian E. Gallardo SM

Ministerio Micreasol Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s