Para toda la humanidad…

“Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.”

Romanos 14:7-8 Reina-Valera 1960

Para toda la humanidad. No es para un segmento de la población. tampoco para una minoría en particular. ni mucho menos discriminatorio cuando hablamos de clases sociales. Es para toda la humanidad. Hace unos días atrás, mi esposa me preguntó cuál era la causa de que este nuevo flagelo, el covid-19, mejor conocido como coronavirus, haya sobrevenido sobre la tierra sin discriminación alguna. Y en ese momento debo decir que no tuve una respuesta realmente satisfactoria, ni para ella, ni mucho menos para mi. La realidad mas abrumadora me golpea aún más cuando me entero que en diferentes partes del mundo, no solamente los no creyentes están falleciendo, sino que también muchos cristianos. Desde Pastores y líderes, hasta disciplinados feligreses.

Buscar una sola explicación no basta para dejar satisfecho a nadie, pues son muy variados los tipos de personas que han caído y seguirán cayendo en esta pandemia. Sin embargo, podemos sacar algunas respuestas y “causalidades” a la luz de la palabra de Dios. La primera y la mas básica de todas las respuestas, es sin lugar a dudas, el alejamiento del hombre hacia Dios. Nótese que digo “del hombre hacia Dios”, y no viceversa. En nuestra limitada sapiencia y sabiduría terrenal, hemos llegado a un nivel de soberbia y orgullo tal, que hemos simplemente dejado a un lado la voz, la instrucción y el mandato de Dios en nuestras vidas. Nuestra confianza radica en la creación de una vacuna, la cual tiene grandes posibilidades de desarrollarse, sin embargo si esto llega a suceder, también será debido a la misericordia de Dios. Debido a que el primer nivel de confianza de la humanidad debería ser sin lugar a dudas hacia el todopoderoso creador del cielo y de la tierra, y no a una solución en particular. La enfermedad de los seres humanos no se limita solamente a un virus, sino a todo su cuerpo, alma, mente y corazón. Y es debido justamente a esta razón, que nuestra primera esperanza de victoria y sanidad, debería estar primeramente dirigida a Dios como la única y primera opción, no la última, ni mucho menos la opción que va quedando.

La segunda razón va dirigida al pueblo de Dios. Pareciera que, por alguna razón los cristianos hemos olvidado que los juicios de Dios primeramente comenzarán por la casa del Señor. Esta es una razón mas que importante a la hora de re-evaluar nuestra condición de cristianos, entendiendo que las pruebas que Dios no envía,  pueden ser:

1.- Un Llamado de Atención (Hacia nuestra conducta como cristianos)

2.- Un encauzamiento hacia las sendas antiguas

3.- Una evaluación de desempeño en nuestra tarea de evangelizar al mundo (Adormecimiento espiritual)

Sin embargo, la razón mas importante a la luz de las escrituras, y la respuesta a la mano de Dios sobre nuestras cabezas es sin lugar a dudas que el Reino del Señor se ha acercado. Que Cristo Viene!!! que el tiempo se está realmente acabando para los hijos de los hombres, y que nos encontramos en un punto histórico y crucial de la historia del mundo, el cual definirá el concepto que tenemos de Dios en todos los corazones. A llegado el momento de definirnos si estamos verdaderamente del lado de Dios o del lado del mundo. La gente muere todos los días, tanto los creyentes como los no creyentes. Sin embargo al trascender este mundo terrenal comienza un camino hacia una eternidad, definida únicamente por haber aceptado o no, el regalo de Dios para el mundo, enviado hace 2020 años atrás, a dar salvación a la humanidad, a tomar la mano de Dios y la mano del hombre y volver a unirlas en una sola. Estoy hablando de Jesús, el hijo de Dios.

Esta forma que tiene Dios de llamar la atención del hombre, no es nueva. En muchas oportunidades a través de la historia de la humanidad, las plagas y las pestes han dominado y controlado la vida de los hombres a tal punto de casi hacer desaparecer a la humanidad de la faz de la tierra. Sin embargo, nunca antes, la humanidad se ha encontrado en un grado de dureza espiritual tan inmenso. Se puede respirar el dolor, la tristeza, la congoja, el miedo y la desesperanza, y,  sin embargo, la cerviz del hombre y de la mujer no se levanta mas allá de la altura del suelo. Es precisamente en estos momentos de incertidumbre, de ranas y langostas, de pestes y de miserias, mas que nunca, tiempos en los cuales es necesario elevar nuestras cabezas al cielo, alzando nuestras manos delante de aquel que puede dejarlas verdaderamente limpias de toda pestilencia, bajarnos de nuestro pedestal de orgullo y soberbia, y entregar todas nuestras cargas en los hombros del único capaz de llevarlas mas allá del infinito. Ya sea que vivamos o que muramos.

Esta peste tiene solución. Se llama Jesucristo.

“Jehová, no me reprendas en tu enojo, Ni me castigues con tu ira. Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen. Mi alma también está muy turbada; Y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; Sálvame por tu misericordia. Porque en la muerte no hay memoria de ti; En el Seol, ¿quién te alabará? Me he consumido a fuerza de gemir; Todas las noches inundo de llanto mi lecho, Riego mi cama con mis lágrimas. Mis ojos están gastados de sufrir; Se han envejecido a causa de todos mis angustiadores. Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad; Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro. Jehová ha oído mi ruego; Ha recibido Jehová mi oración. Se avergonzarán y se turbarán mucho todos mis enemigos; Se volverán y serán avergonzados de repente.”

Salmos 6 Reina-Valera 1960

 

Cristian E. Gallardo San Martín

Ministerio Micreasol

Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s