EL PECADO DE LA LISONJA EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS

La lisonja se puede definir como la demostración de cariño fingida y afectada expresada por una persona a otra. (afectado en en sentido de algo dicho sin sencillez, ni naturalidad), y esta es una temática bíblica que ha sido escasamente abordada en el ámbito cristiano-evangélico.

Asimismo, el término: “lisonja” tiene como sinónimos en la lengua castellana: adulación, zalamería, halago, aplauso.

Por su parte, la mayoría de los versículos o pasajes bíblicos en contra de la lisonja o los labios lisonjeros se encuentran en el Antiguo Testamento, de los cuales paso a citar y comentar los siguientes:

(Nota: para todo aquel que lea este estudio bíblico es indispensable para poder comprenderlo que lea los versículos de la Santa Biblia aquí citados)

1) SALMO 5:9


En este versículo escritural el término utilizado en el hebreo bíblico para: “lisonja” es: “jalác”, el cual en un sentido moral o éticamente negativo significa: “ser engañoso, cómplice, halagar, aparte de lisonja o lisonjear lógicamente, y este enseña en su conjunto que el ser humano: “que habla mentira, sanguinario y engañador” especificado en el Salmo 5:9 de la versión Reina-Valera de 1960 no es firme, ni estable, ni seguro, ni digno de confianza, porque a causa de la naturaleza corrompida que arrastran todas los seres humanos, y por la pérdida de los dones preternaturales que tuvieron Adán y Eva en el paraíso terrenal, de su fuero interno o fuero de la conciencia emana la práctica permanente del pecado sin arrepentimiento incluyendo la adulación, la zalamería, el halago desproporcionado o las lisonjas mencionadas en el versículo y versión de la Santa Biblia ya citadas:

2) SALMO 12:1 al 4

Salmo 12:1 y 2. el salmista pedía ayuda, porque veía la maldad en todas partes. Como el profeta Elías se sentía solo como siervo de Dios, y señalaba especialmente los pecados de la lengua como la característica predominante en la tierra.

De igual modo, el salmo 12:3 y 4 significa que los malvados y los hipócritas hablaban en el tiempo del salmista con labios lisonjeros, blandos o suaves para conseguir sus propósitos egocéntricos y se vanagloriaban, se inflaban o se hinchaban| de lo que ellos habían alcanzado utilizando su lengua.

El adverbio: “jactanciosamente” empleado en el salmo 12:3 en la versión Reina-Valera de 1960 significa grande en el sentido más amplio, muy grande, mayor, sobremanera, sumo.

3) PROVERBIOS 16:29

En este versículo el término traducido como: “malo” en la versión Reina-Valera de 1960 significa en el hebreo bíblico del Antiguo Testamento: “violencia, perversidad, daño, agravio, afrenta, cruel, injusticia o cometer iniquidad, injuria, injurioso, maldad, rapiña, robo, lo cual denota que la persona rebelde a obedecer los mandamientos divinos en el tiempo de: “la Ley” cuando Israel era el único pueblo escogido del Señor Todopoderoso, y el individuo no regenerado, no redimido o no convertido a Cristo en el tiempo de la gracia todavía vigente, elogia a su prójimo exagerada y maliciosamente llevándolo a este a una vida sin Dios, vale decir, vacía, extraviada, descarriada y rumbo a la perdición eterna.

4) PROVERBIOS 24:28

Tomando como fundamento el noveno mandamiento del decálogo que Dios le entregó a Moisés en el monte Sinaí: “No declararás testimonio falso contra tu prójimo” (“BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana” (“SBI”) aquí se enseña por una parte que un escogido del Señor no debe participar de la difamación, de la detracción, de la injuria , de la calumnia o de la mentira simplemente incluso para obtener un beneficio económico, y por otra, se prohíbe engañar, seducir con los labios a una persona o a un congénere o semejante con elogios mal intencionados, es decir, lisonjeros.

Asimismo en el versículo antes citado y comentado el vocablo del hebreo bíblico traducido en la versión de 1960 como: “lisonjees” del verbo lisonjear” significa engañar o ser seducido fácilmente entre otros significados.

5) PROVERBIOS 26:23

Aquí se enseña que así como el enchapado de plata no da más valor a una burda vasija de barro, de igual manera tampoco es de provecho para un ser humano recibir adulaciones provenientes de un individuo con una mente malvada, perversa o maliciosa.

6) PROVERBIOS 29:5

El término del hebreo bíblico: “réshet” (pronunciación: “réchet”) traducido como: “red” en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana” (“SBI”) se refería originalmente a una trampa para cazar animales o incluso seres humanos como se encuentra en Ezequiel 12:13, lo cual significa en este versículo que el lisonjero usa engañosamente el lenguaje para tender un lazo o un ardid al que recibe la adulación o el halago excesivo, igual como aquel que arma un artificio para hacer caer en una trampa a un ser irracional.

7) JEREMÍAS 23:32

La voz del hebreo bíblico: “pajazút” traducido como: “lisonjas” en la versión Reina-Valera de 1960 significa en el idioma en el idioma predominante en el cual se escribió el Antiguo Testamento: frivolidad o liviandad. Esto significa que los falsos profetas de Israel pronunciaban profecías sin peso, sin sustancia, sin valor, utilidad, importancia o relevancia arrebatando, plagiando o robando inclusive las palabras de los verdaderos profetas de Jehová como declara Jeremías 23:30.

A su vez, a las “lisonjas” mencionadas en Jeremías 23:32 el “COMENTARIO EXEGÉTICO Y EXPLICATIVO DE LA BIBLIA” por R. Jamieson/ A. R. Fausset y David Brown. Tomo I EL ANTIGUO TESTAMENTO, el autor de la interpretación acerca del libro de Jeremías las resume en:

“extravagantes invenciones”, vale decir, profecías u oráculos aduladores dirigidos a los habitantes del reino de Judá, el reino del sur, capital Jerusalén, los cuales estaban solo en la imaginación de los videntes, impostores o engañadores contemporáneos de un: “hombre de Dios” auténtico como fue el caso del profeta Jeremías.

Por su parte, en el Nuevo Testamento, en relación al tema de la lisonja, tenemos los siguientes pasajes:

8) ROMANOS 16:17 y 18

En Romanos 16:17 el término traducido como: “divisiones” en la versión Reina-Valera de 1960 es en el texto griego del Nuevo Testamento: “dijostasía”, el cual significa literalmente: “mantenerse aparte”, y de aquí procede el sentido de separación, disensión, desunión, Desacuerdo, discordia, disputa e incluso sedición, y, consecuencia, los que promovían o desarrollaban disensiones eran probablemente aquellos que se oponían a las verdades doctrinales enseñadas en esta epístola, y, además, los que suscitaban u originaban los: “tropiezos” mencionados también en Romanos 16:17 eran posiblemente los que habían sido aludidos en Romanos 14:15, vale decir, aquellos que no querían comer las porciones de carne ofrecidas a los dioses del paganismo, y que se ingerían en banquetes privados al que eran invitados amigos del oferente u ofrecedor de esas fiestas particulares, y si el sacrificio a los ídolos muertos había sido público quedaba carne disponible después que los magistrados romanos se reservaban su trozo, y la cual era vendida en el mercado (el: “agorá” en el griego clásico y koiné ) a los habitantes de una ciudad.

Y, a su vez, en Romanos 16.18 la expresión: “suaves palabras” utilizada en este versículo en la versión Reina-Valera de 1960 de la Santa Biblia corresponde al vocablo del griego clásico y el denominado griego koiné, bíblico, helenista o helenístico: “jrestología” que significa: “lenguaje aparentemente, honrado, sensato, pero capcioso, palabras engañosas, dulces, bellas o melosas, y por su parte, el término traducido como: “lisonjas” en la versión Reina-Valera de 1960, y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana” (“SBI”) en el griego clásico y koiné es: “eulogía” del que procede la palabra del idioma español: “elogio”, y que en un sentido positivo significa: alabanza, loa, canto de alabanza, bendición, buen hablar, lenguaje agradable o hermoso, razonable o benévolo; panegérico (discurso en elogio de algo o de alguien), y con una connotación peyorativa: adulación o lisonja, y, por todo lo cual el apóstol Pablo denunciaba en este versículo a los que habían entrado a la iglesia cristiana auténtica de Roma con un mensaje engañoso, zalamero, halagador, carnal, materialista, sensual, profano y erróneamente ritualista para que aquellos que habían nacido de nuevo por la obra de Cristo en sus vidas se circuncidaran incluyendo la preocupación excesiva por la comida, es decir, la gula como lo declaró Saulo de Tarso en Filipenses 3:18 y 3.19.

9) 1ª TESALONICENSES 2:5

En este versículo el adjetivo utilizado en número plural y traducido como: “lisonjeras” en la versión Reina-Valera de 1960 es en el texto griego del Nuevo Testamento: “kolakeía” o “kolakía” y significa: “adulación” propiamente tal aparte de: “lisonja” lógicamente, y este texto bíblico se refiere a que el apóstol Pablo enseñaba o daba un testimonio que él no había empleado el elogio excesivo o desproporcionado, esto es, palabras usadas como adulación, no solo en un esfuerzo por agradar a otros individuos, sino con un motivo supuestamente interesado, malicioso o mal intencionado para tratar de obtener un beneficio económico de los integrantes de la iglesia cristiana de tesalónica a la cual dirigió esta epístola, porque él laboró arduamente para no ser gravoso a los miembros de la congregación mencionada como manifestó él mismo en 2ª Tesalonicenses 3:8 “ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga de noche y de día, para no ser carga a ninguno de vosotros”.

Finalmente, el mismo apóstol Pablo dejó un ejemplo en su propia persona para todas las generaciones de los seguidores de Cristo en:

10) 1ª CORINTIOS 11:1

En el texto griego del Nuevo Testamento la forma verbal: “ginese” del verbo: “ginomai” y traducido como: “sed” en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” se encuentra en modo imperativo, lo cual significa que Saulo de Tarso entregó un mandato de emular su intachable conducta en todas las áreas del quehacer humano, puesto que él imitó al modelo máximo para toda la humanidad: el Señor Jesucristo como declara: “1ª Pedro 2:21 “Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo padeció por nosotros dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas” incluyendo el hecho de abstenerse un discípulo de Jesús en el trato con nuestros semejantes cristianos o inconversos del elogio o halago exagerado, extremado, la adulación, la zalamería o la lisonja con un propósito malicioso o mal intencionado en cuanto a que un hombre o una mujer de Dios verdaderos obtuvieren un provecho personal y egoísta en una determinada circunstancia de la vida en este mundo.

Mauricio Nieto Hernández
Profesor de Castellano y
Licenciado en Lengua y
Literatura Hispánica por la
Universidad Católica de
Valparaíso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s