Los Ángeles: Mensajeros de Dios

Es necesario primero determinar que el término español: “ángel” procede en su etimología u origen de la palabra griega: “ángelos”, la cual en el griego clásico y en el griego koiné también denominado griego bíblico o helenístico, significa en su conjunto: mensajero, enviado, que anuncia o lleva una nueva, embajador, nuncio, mensaje, noticia, pastor (en los capítulos dos y tres de Apocalipsis en la Santa Biblia), además, de ángel, lógicamente, y por esto mismo, la rama de la teología bíblica que estudia a los ángeles se denomina: “angelología”, lo cual significa: tratado sobre los ángeles.

A su vez, de acuerdo a lo que está enseñado en las Sagradas Escrituras en el Antiguo y Nuevo Testamento, los ángeles se dividen en buenos y malos:

I) LOS ÁNGELES MALOS

Conforme a Apocalipsis 12:4 un tercio de ellos, que eran seres sobrenaturales puros desde su creación, se rebelaron contra Dios en el reino de los cielos, y el Señor Omnipotente los expulsó desde este lugar cayendo al planeta tierra.

Asimismo, en la mitología griega de la época o edad antigua los demonios eran divinidades, deidades, dioses, genios o numen de un rasgo inferior, significado que se puede comprobar en los Hechos de los apóstoles 17:18, y el vocablo correspondiente para ese tipo de seres ficticios o irreales era: “daimonion”, el cual pasando por el latín llegó al castellano: “demonio” y que se utiliza 63 veces en el Nuevo Testamento griego.

Por su parte, de aquellos seres angelicales corrompidos respecto a su naturaleza pura original, una fracción habita en el cielo atmosférico e influyen perversa o negativamente en las personas que viven en este mundo, especialmente en los inconversos, incluso metiéndose dentro del cuerpo de estos (característica que los ángeles buenos o santos ángeles no pueden hacer por un motivo que nosotros desconocemos) como lo comprueba el capítulo cuatro de Lucas desde el 31 al 37 concerniente al pasaje en que Cristo echó del organismo de un hombre que tenía un espíritu demoníaco inmundo, o de Lucas, capítulo 13 desde el 10 al 17 en el cual el Redentor y Salvador de la humanidad arrojó desde dentro de su cuerpo un demonio que había dejado encorvada a una mujer por espacio de 18 años, para provocar el pecado y la desobediencia al Creador del universo en ellos, como declara Efesios 6:12 “Porque no tenemos la lucha contra sangre y carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los gobernadores del mundo de la tiniebla, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (“BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana”, cuarta edición), aunque no sea posible diferenciar o identificar con precisión la jerarquía de esos seres angelicales caídos, porque tampoco tiene un provecho práctico establecer aquella distinción con exactitud, y otra porción o segmento se encuentra según  la segunda epístola del apóstol Pedro 2.4 y Judas 6 en prisiones, calabozos o un abismo perpetuo, aunque la razón por la cual llegaron ahí no lo voy a abordar, porque el tema es bastante complejo, y este no es un trabajo de demonología cristiana o bíblica, vale decir, sobre la naturaleza y particularidades de los demonios.

II LOS ÁNGELES BUENOS

En Marcos 8:38 y Lucas 9:26 a los seres angelicales que se ha mantenido fieles al Señor, y, además, espiritual y moralmente inmaculados hasta el día de hoy, se les llama los: “santos ángeles” y sobre estos comentaré 5 aspectos diferentes, los cuales son los siguientes:

1) SU ORIGEN: COLOSENSES 1:15 y 16

En Colosenses 1.15 el término: “primogénito” allí mencionado se refiere en el idioma español y de acuerdo a su etimología griega al primero de una serie de hijos nacidos de los mismos padres, sin embargo, aquí significa que Cristo está en eminencia o superioridad sobre todos los seres vivos creados por Dios.

Y sobre Colosenses 1:16 los: “tronos, dominios, principados y potestades” mencionados en este versículo bíblico, el excelente: “COMENTARIO EXEGÉTICO Y EXPLICATIVO DE LA BIBLIA”. TOMO II EL NUEVO TESTAMENTO” por R. Jamieson/ A. R. Fausset y David Brown y publicado por la: “CASA BAUTISTA DE PUBLICACIONES” señala que: “Por este pasaje se establece la existencia de varios órdenes de ángeles”, página 512, aunque no es factible tampoco distinguir o reconocer aquella jerarquía angelical.

Finalmente, acerca de este punto y de acuerdo a Colosenses 1:16 hay que decir que no es posible saber ni cuándo ni cómo fueron creados los ángeles que ahora se dividen en buenos y malos, solo sabemos que son una creación exclusiva de Dios en algún momento de la eternidad y nada más.

2) NO PUEDEN RECIBIR ADORACIÓN O VENERACIÓN:

Colosenses 2:18

Los judaizantes o alguno de ellos se habían introducido en la iglesia de Colosas que pertenecía a la comarca o región de Frigia en la antigua Asia Menor, actual Turquía y bajo la máscara de una falsa humildad en relación a que no podían según ellos dirigirse directamente a Dios, estaban adorando (en la lengua latina de la cual nació el idioma español, el verbo: “adoro” significa tanto: “adorar” como: “venerar”) a seres angelicales practicando así una forma o manera que correspondía a un incipiente gnosticismo o precursores del movimiento gnóstico, el cual existe hasta el día como una rama del ocultismo, y que presentaban a Cristo destronándolo de su posición exclusiva en cuanto a ser el Hijo de Dios y rebajándolo a ser este uno más de una serie de criaturas emanadas jerárquicamente desde la divinidad y en esa escala de criaturas originadas desde la Deidad estaban justamente los ángeles venerándolos con una falsa justificación doctrinal como seres intermediarios entre Dios y los individuos que viven en este mundo.

Por su parte, desobedeciendo el mandamiento anteriormente comentado respecto a Colosenses 2:18 y ratificado o corroborado en Apocalipsis 22:9 versículo en el cual un ángel expresamente mencionado en Apocalipsis 22:6 y 8 le prohíbe a Juan rendirle culto, puesto que en Apocalipsis 22:8 el verbo del griego clásico y koiné: “proskineo” traducido en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” con las palabras: “para adorar” que significa en su conjunto: “saludar prosternándose, arrrodillarse, adorar, besar, hacer reverencia”, se encuentra en modo imperativo en el texto griego del Nuevo Testamento, vale decir, con una forma gramatical que implica orden, prescripción, mandato o mandamiento, la Iglesia Católica Apostólica y Romana levantó la veneración o adoración de los ángeles Gabriel, Miguel y Rafael celebrados o festejados el 29 de septiembre de cada año, como lo demuestra la página web: “Catholic net” (cito textual):

“Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, Santos Fiesta Litúrgica, 29 de septiembre Los 3 Arcángeles, los únicos cuyos nombres constan en la Biblia Martirologio Romano: Fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. En el día de la dedicación de la basílica bajo el título de San Miguel, en la vía Salaria, a seis miliarios de Roma, se celebran juntamente los tres arcángeles de quienes la Sagrada Escritura revela misiones singulares y que sirviendo a Dios día y noche y contemplando su rostro, a él glorifican sin cesar”, agregando yo que en esta cita de la página católica-romana antes mencionada hay dos errores o incongruencias:

I) Que el llamado: “martirologio” se refiere exclusivamente a seres humanos fallecidos, ya sea los elegidos de Dios verdaderos o religiosos de la Iglesia de Roma muertos.

II) El supuesto ángel o arcángel Rafael nunca existió o nunca ha existido, ya que aparece en el libro apócrifo, es decir, inventado de Tobías o Tobit, y que para más remate evidencia ser mentiroso, porque cuando Tobías, iba de viaje a: “Rgues de Media” enviado por su padre biológico a cobrarle una deuda que tenía un tal : “Gabael” con el progenitor de Tobit, y no conociendo este el camino por el cual transitaba, se encontró con un supuesto ángel llamado: “Rafael” al cual Tobías lo llevó ante su padre del mismo nombre, y que cuando este le preguntó quien era, pues quería saber algo sobre el individuo que iba a acompañar a su hijo hasta Ragues de Media, el hipotético: “ángel de Dios”, denominado así en la versión ecuménica de la Santa Biblia: “Dios habla hoy”, mintió afirmando que era Azarías, nieto de Ananías, el viejo y, además, israelita, esto es, una supuesta persona de carne y hueso.

3) LOS ELEGIDOS DE DIOS SERÁN IGUAL A LOS ÁNGELES :

Lucas 20:36

De acuerdo a lo que quedó registrado en las Sagradas Escrituras en el capítulo 22 del evangelio según Mateo, del capítulo 12 del evangelio según Marcos y en Lucas, capítulo 20 desde el versículo 27 al 38, se acercaron a Cristo algunos integrantes de la secta judía, y minoritaria con respecto a los fariseos, de los Saduceos, los cuales no creían en la resurrección de los muertos, puesto que imaginaban que el alma de un individuo moría junto con su cuerpo, para interrogarle en base a lo que se conocía como la: “ley del levirato” establecida en Deuteronomio 25:5 al 10 por la que se estipulaba que cuando un varón moría sin haber tenido descendencia con una mujer, el hermano consanguíneo del difunto, debía casarse con la viuda, y procrear hijos con ella, y sobre este estatuto, práctica u obligación, le preguntaron al Señor Jesucristo con que marido se quedaría en la resurrección una persona del sexo femenino que había tenido 7 esposos sucesivamente y con ninguno de ellos había tenido prole, a lo cual Jesús replicó en Lucas 20:36 “pues ya no pueden morir más, porque son iguales a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección” (versión Reina-Valera de 1960), y en esta versión citada de la Santa Biblia el término traducido como: “iguales” corresponde al adjetivo griego de dos terminaciones del griego clásico y bíblico: “isángelos, el cual procede en su primera parte del adjetivo griego también de 3 terminaciones: “isos, ise, ison” que significa: “igual” en cualquier aspecto número, tamaño, fuerza, valor, etc., y de: “ángelos” del cual ya di su etimología al principio de este estudio bíblico, y, en consecuencia, el Redentor y Salvador de la humanidad, el más grande de todos los tiempos y verdaderamente, el único que pasó sin pecado por este mundo, aseguró que sus elegidos en este mundo, aparte que ya no necesitarán procrearse, sobre todo tendrán el increíble privilegio que está más allá de lo que un ser humano puede vivir o experimentar en su tránsito terrenal, concerniente a que allá en la vida eterna comenzando esta en el reino de los cielos, seremos inmortales como son los santos ángeles, y, además, en cuerpo espiritual y glorificado o celestial igual como lo poseen actualmente los seres angelicales que siempre se han mantenidos fieles al Señor Todopoderoso, de acuerdo a lo que enseña 1a de Corintios 15:42 al 44.

4) ESTÁN AL SERVICIO DEL PUEBLO ESCOGIDO DE DIOS:

Salmo 91:9 al 12

En el Salmo 91:1 el sustantivo: “ángel” en la: “BIBLIA HEBRAICA STUTTGARTENSIA”, vale decir, en el texto hebreo del Antiguo Testamento tiene agregado un sufijo (que es la parte final de una palabra) el cual equivale a un pronombre posesivo de tercera persona en la lengua castellana: su o sus” siendo plural en este caso, indicando así que los santos ángeles son una creación de Dios y pertenecen, igualmente, a Jehová.

A su vez, en el mismo versículo bíblico antes mencionado el vocablo correspondiente al castellano: “ángel” es en el hebreo bíblico: “malak” (o: “malaj”) y que significa en el idioma en el que se escribió casi todo el Antiguo pacto: “mensajero”, implicando alguien que ha sido enviado hasta una gran distancia por una persona que tiene autoridad, significado el cual se encuentra en Génesis 32:3 o enviado por un pueblo como se observa en Números 21:21, profetas como en Isaías 44:26, sacerdotes como en Malaquías 2:7, fuerzas de la naturaleza como el viento de acuerdo al Salmo 104:4; agente, enviado, embajador, mediador y ángel, lógicamente, vale decir,  un mensajero procedente de Dios remitido por este para cumplir una misión determinada como, por ejemplo, Génesis 19:1 que se refiere a los dos ángeles enviados por el Creador del universo para destruir las denominadas: “ciudades de la llanura” incluyendo estas Sodoma y Gomorra por encontrarse sus habitantes extremadamente corrompidos.

Y en el mismo Salmo 91:11 la forma: “guarden” del verbo de la lengua castellana: “guardar” empleado en la versión Reina-Valera de 1960, y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI”, significa en el hebreo bíblico: “cuidar, respetar, proteger, conservar, guardia o montar guardia, guardián, pastor,observar, preservar, velar, vigilante, vigilar entre otras acepciones enseñando claramente este versículo que el Altísimo ha dispuesto de seres angelicales santos para proteger a sus escogidos o elegidos de todos los pactos que ha hecho este con la humanidad incluida la dispensación de la gracia todavía vigente considerando, por supuesto, que los Salmos fueron escritos varios siglos antes que apareciera Cristo y fundar su iglesia cristiana auténtica.

Asimismo, la enseñanza bíblica establecida en el Salmo 91.11 y 12 también, el diablo se la citó al Señor Jesucristo en Mateo 4:6 y cuando el Hijo de Dios fue impulsado por el Espíritu Santo a un desierto, probablemente el desierto de Judea en donde predicó Juan el Bautista según Mateo 3:1, lugar mencionado que se encuentra ubicado al oeste del mar muerto, y al respecto uno de los mejores comentarios sobre las Sagradas Escrituras que se han publicado en español es el de la: “Editorial Mundo Hispano”, porque sus autores tenían o tienen conocimiento incluso de las lenguas originales en las cuales se escribió la Santa Biblia, y uno de estos es la notable interpretación del evangelio según Mateo. Tomo 14 de la serie mencionada a cargo de James Bartley, y acerca de Mateo 4:6 ya indicado señala: “Una táctica de Satanás es citar las Escrituras fuera de contexto, o quizá omitir una parte esencial del texto. Al citar el Salmo 91, omite las palabras para que te guarden en todos tus caminos (v.12b). Esta porción del texto significa que Dios se hace responsable de protegernos de peligros cuando estamos en todos los caminos” de obediencia, cumpliendo su voluntad, y cuando de repente surgen sorpresivamente peligros y amenazas. No es una garantía absoluta e incondicional de su protección cuando necia y deliberadamente se expone al peligro y a la muerte” (el subrayado es mío), página 78, a lo cual añado que exponerse necia y deliberadamente al peligro se llama imprudencia, que es un pecado contrario a la prudencia, la cual en el estudio escrito por mí y publicado también en: “micreasol.com” la definí como: “la virtud que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o es malo para seguirlo o huir de ello”.

De igual modo, un pasaje relevante o fundamental para establecer la función que cumplen los ángeles en la dispensación de la gracia todavía vigente, se encuentra en:

HEBREOS 1:13-14

En estos dos versículos se puede aprender lo siguiente: Hebreos 1.13 sirve para saber en calidad de contexto o por el contexto que el versículo siguiente se refiere a seres angelicales creados por Dios como declara Colosenses 1:15 y 16 ya citados y comentados, y, a su vez, en Hebreos 1:14 el término: “ministradores” utilizado en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” corresponde al término: “leitourgikós”, el cual en el griego clásico y koiné o bíblico significa en su conjunto:

“perteneciente o destinado al servicio especialmente al culto o servicio público, ministro, servidor, ministrador o administrador, ministerial litúrgico” y considerando que las dos palabras griegas que vienen a continuación de la expresión espíritus ministradores” son: “eis diakonían”, que se traducen: “para servicio”, y de acuerdo a lo comentado sobre el Salmo 91:11, los ángeles están para brindar un servicio de protección o defensa a los escogidos de Dios en todos los lugares que recorran o actividades que realicen los cristianos verdaderos que están realmente sometidos a la voluntad del Señor Omnipotente registrada en la Santa Biblia, o bien llevar a cabo esos seres angelicales otras funciones secretas que resulta bíblicamente imposible para nosotros saber o averiguar.

Y por último:

5) LOS CRISTIANOS GENUINOS DEBEN SER PUROS Y NEUTRALES COMO LOS ÁNGELES.

El pastor Richard Wurmbrand fue un hombre de Dios que nació en 1909 en Rumania y falleció el año 2001 en los Estados Unidos. Pasó 14 años en las cárceles comunistas de su tierra natal. Por su valiente y peligrosa evangelización desde 1945 cuando los miembros del partido comunista ocuparon Rumania. Fue llamado:

“La Voz de la Iglesia Subterránea” y escribió el libro: “TORTURADO POR CRISTO” en el cual en el capítulo cuatro de la obra mencionado titulado: “DERROTANDO AL COMUNISMO CON ESPÍRITU DE AMOR DE CRISTO” señala: (cito textual):

“Cuando Josué sitiaba a Jericó, levantó sus ojos y vio a un hombre delante de él, con la espada desenvainada. Josué le dijo: “Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? (Josué 5:13).

Si aquel Ser visto por Josué hubiese sido sólo un hombre la respuesta habría sido: “Estoy con Uds.”; “Estoy con vuestros adversarios”, o simplemente: “Soy neutral”. Estas son las únicas respuestas humanas posibles. Sin embargo, el Ser que Josué encontró era de otro mundo y, por lo tanto, al preguntársele si estaba “con” o “en contra” de Israel, dio una respuesta completamente inesperada, y difícil de comprender: “No”

¿Qué significa ese “no”?

Venía de un mundo donde los seres no están en pro ni en contra, sino donde todo y todos son comprendidos, observados con compasión, y profundamente amados”

En consecuencia, considerando lo que escribí en el punto 3 de la segunda parte de este estudio bíblico , que los escogidos de Dios, en general, y los cristianos de la dispensación de la gracia, en particular, seremos igual o como los ángeles, sin malicia, sin engaño, sin adulteración, hipocresía, fingimiento evitando llevar una doble vida en el ámbito espiritual y moral, y ser neutrales, además, y no adherirse, unirse o identificarse, por ejemplo, con una ideología política, sistema filosófico, o un movimiento social como el que empezó en Chile el 18 de octubre del 2019 evitando inclusive la violencia física y verbal, el odio o el fanatismo, para así tener un hijo o hija de Dios una más digna entrada en el reino de los cielos (Lucas 20:35 y 2ª Tesalonicenses 1:5), y participar y estar con Cristo en el milenio y en la eternidad propiamente tal.

 

Mauricio Nieto Hernández
Profesor de castellano y Licenciado
en Lengua y Literatura Hispánica por
la Universidad Católica de Valparaíso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s