Como ovejas en medio de lobos…

Un mensaje más alentador, pudo haber sido tal vez “Los envío como ovejas alrededor de lobos”, sin embargo, nuestro Señor Jesucristo es el Señor de las palabras, y en sus diferentes conversaciones que tuvo durante su ministerio con sus discípulos, en varias oportunidades les manifestó cuánto iba a ser necesario que padecieran por él y por el evangelio.

Pues si bien este mensaje cambiaría y revolucionaria vidas enteras, y reconciliaría finalmente, al hombre con su creador, la oposición que tendríamos por parte de satanás el diablo no sería menor. El Gobernante de este mundo según la Biblia, aunque avergonzado, humillado y vencido, y al borde del abismo que está preparado para él y sus demonios, aún desea, con su último escollo de maldad interior, arrebatarle a Dios todas las Almas que le sean posible, por pura malicia, solo por maldad, porque lo que siempre ha hecho desde el principio, de la humanidad es oponerse a Dios, y su creación, de la única manera que lo sabe hacer: Robar, Matar y Destruir. Con este propósito pone en marcha su maquinaria maquiavélica para oponerse a la siembra de Dios, los cristianos convertidos. A través de la historia de la humanidad veremos como siempre ha tratado de oscurecer de cualquier manera al mundo, no permitiendo que la voluntad divina se cumpla completamente.

Ahora bien, con respecto a satanás, yo pregunto: ¿Cuánto sabemos acerca de este enemigo? Debido a que es realmente necesario que los creyentes conozcamos a este personaje que ha estado corrompiendo al mundo desde sus inicios, dedicaremos unas pocas palabras y algún tiempo, para descubrir quién es, qué hace en este mundo, y el propósito nefasto que tiene para todos los incautos que decidan seguirlo. Por favor, lea el siguiente pasaje:

“«Hijo de hombre, entona este canto fúnebre para el rey
de Tiro. Dale este mensaje de parte del Señor Soberano:»
“Tú eras el modelo de la perfección, lleno de sabiduría y
de exquisita belleza. Estabas en el Edén, el jardín de
Dios. Tenías la ropa adornada con toda clase de piedras
preciosas —cornalina rojiza, peridoto verde pálido,
adularia blanca, berilo azul y verde, ónice, jaspe verde,
lapislázuli, turquesa y esmeralda—, todas talladas
especialmente para ti e incrustadas en el oro más puro.

Te las dieron el día en que fuiste creado. Yo te ordené y
te ungí como poderoso ángel guardián. Tenías acceso al
monte santo de Dios y caminabas entre las piedras de
fuego.»” Eras intachable en todo lo que hacías, desde el
día en que fuiste creado hasta el día en que se encontró
maldad en ti. Tu abundante comercio te llevó a la
violencia, y pecaste. Entonces te expulsé en deshonra de
la montaña de Dios. Te eché, guardián poderoso, del
lugar que tenías entre las piedras de fuego. Tu corazón
se llenó de orgullo debido a tu gran belleza. Tu sabiduría
se corrompió a causa de tu amor por el esplendor.
Entonces te arrojé al suelo y te expuse a la mirada
curiosa de los reyes. Profanaste tus santuarios con tus
muchos pecados y tu comercio deshonesto. Entonces
hice brotar fuego de tu interior y te consumió. Te reduje
a cenizas en el suelo a la vista de todos los que te
miraban. Todos los que te conocían se horrorizaron por tu
destino. Has llegado a un final terrible, y dejarás de
existir”».

(Ezequiel 28:12-19, Nueva Traducción Viviente)

 

En el principio de los tiempos, probablemente aún antes de la creación, en un pasado tan remoto que no podríamos tratar de entender, Dios creó una infinidad de seres con capacidades extraordinarias, pero que, sin embargo, estaban sometidos a Dios y fueron creados con el propósito único de adorar y servir a Dios en el cielo, mucho antes que el hombre fuese creado. Estos seres eran los ángeles, cuya tarea principal, en el principio de los tiempos era estar al servicio de Dios, estos ángeles – seres de gran poder-, poseen rangos jerárquicos: querubines, serafines, ángeles y arcángeles. El cielo se llenó de millones de estos seres que servían y adoraban a Dios continuamente. Había armonía, paz y un perfecto equilibrio en el cielo. Sin embargo, todo aquello comenzó a cambiar, debido a que uno de estos seres, un Serafín, para ser más específico, cuyo nombre era Lucifer, el más bello de los creados, se rebeló en contra de Dios (Ezequiel 28:12) Al creer para sí mismo, que, tomando el trono de Dios, sería igual que él (Isaías 14:13). Dios amaba a Lucifer, tanto así, que cuando él fue creado, la música fue preparada para su llegada “los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.” (Ezequiel 28:13, RVR 1960), sin embargo, Su soberbia y rebeldía fue tal, que Dios lo expulsó del cielo (Ezequiel 28:15-16), sin embargo, Lucifer se llevó y arrastró con él a la tercera parte de los cielos (Apocalipsis 12:3). ¿Y a dónde cree usted que pudo ser expulsado? Si, fue expulsado a la tierra, ¿De qué otra forma podría haber estado la tierra desordenada y vacía? ahora bien. Dijimos anteriormente que al ser expulsado del cielo atrajo junto con él una infinidad de ángeles caídos, que, producto de la desobediencia al creador y, por su consiguiente degradación moral, se transformaron en demonios, de los cuales Lucifer vino a ser su líder (2 Pedro 2:4). Ya no sería conocido más por Lucifer (Ángel de luz) sino que de ahora en adelante sería conocido como Satanás (Adversario), y su perfecta belleza fue cambiada y degradada juntamente con la de sus demonios seguidores. Sin embargo, aún puede vestirse de “ángel de luz” para tentar a incautos y desprevenidos, así que siempre debemos estar alertas. El tiempo siguió su marcha y llegó el momento en el cual Dios dijo “Hágase la luz, y la luz se hizo”. Desde aquel momento un nuevo mundo comenzó a gestarse en ese globo en el cual los expulsados del cielo estaban alojados. Dios puso en un lugar especial al hombre: El huerto de Edén. Si, el mismo huerto por el cual satanás se paseaba. Ahora bien, ¿Como cree usted que se sintió satanás al saber que una nueva criatura había ocupado el corazón de Dios y lo había desplazado a él aún más? Lo más probable es que sintiera los más oscuros y aberrantes pensamientos hacia el hombre, e inmediatamente después comenzó a fraguar un plan para destruir la perfecta nueva creación de Dios. (Génesis, Capítulo 3) El resto ya lo conocemos. Producto de mentiras y engaños sedujo al hombre y por causa de esa desobediencia el hombre fue expulsado del Edén.

Aparentemente satanás el diablo había logrado su propósito de destruir para siempre la comunión que Dios deseaba tener con el hombre. Sin embargo, lo que este adversario había olvidado, envanecido en su arrogancia, era que estaba luchando contra el Señor de los Cielos, Rey de Reyes y Señor de Señores. Es así, que en el mismo instante que el hombre perdió esa maravillosa comunión, que Dios desarrolló un plan, para traer un segundo Adán al mundo, el cual cumpliría a la perfección su propósito y así volvería al hombre a su estado original de comunión y pureza (Génesis 3:15). Este segundo Adán era Jesucristo. En el hombre, satanás encontró una fuente casi inagotable de recursos para continuar sus planes de maldad, destruyendo al mismo tiempo al hombre y toda la creación de Dios. Cada vez que el hombre da la espalda a Dios, es satanás quien está planificando ese movimiento, cada vez que los hombres crean planes para oponerse a Dios, satanás los está instigando:

“Sin embargo, cuando alguien sigue pecando, demuestra
que pertenece al diablo, el cual peca desde el principio;
pero el Hijo de Dios vino para destruir las obras del
diablo”

(1 Juan 3:8, Nueva Traducción Viviente)

Satanás jamás dejará al hombre tranquilo y tratará por todos los medios de destruirlo. Es un corrupto y un asesino y se complace en el sufrimiento de los hombres; y los hombres, ciegos como están sin Dios en su corazón, hacen abiertamente su voluntad, sin darse cuenta de que el viene a robar, a matar y destruir (Juan 10:10). Sabiendo que, para Dios, el alma del hombre es más preciosa que todo el oro del mundo se propone día a día la destrucción de las almas de todos aquellos que no han aceptado el regalo de Dios en sus vidas. Cuando Jesús comenzó su ministerio en la tierra, satanás inmediatamente quiso hacerlo caer, como lo había hecho con Adán. Fue así como comenzó a tentarle de diferentes maneras, todas las cuales fueron rechazadas por Jesús, tuvieron que marcharse y dejarle tranquilo. Lea a continuación como Jesús humilla al diablo y comienza su maravillosa tarea en la tierra:

“Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que allí lo
tentara el diablo. Durante cuarenta días y cuarenta
noches ayunó y después tuvo mucha hambre. En ese
tiempo, el diablo[a] se le acercó y le dijo:
—Si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se
conviertan en pan.
Jesús le dijo:
—¡No! Las Escrituras dicen:
“La gente no vive sólo de pan, sino de cada palabra que
sale de la boca de Dios”. Después el diablo lo llevó a la
santa ciudad, Jerusalén, al punto más alto del templo, y
dijo:
—Si eres el Hijo de Dios, ¡tírate! Pues las Escrituras dicen:
“Él ordenará a sus ángeles que te protejan. Y te
sostendrán con sus manos para que ni siquiera te
lastimes el pie con una piedra”. Jesús le respondió:
—Las Escrituras también dicen: “No pondrás a prueba al
Señor tu Dios”.

Luego el diablo lo llevó a la cima de una montaña muy
alta y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria
que hay en ellos.
—Te daré todo esto —dijo— si te arrodillas y me adoras.
—Vete de aquí, Satanás —le dijo Jesús—, porque las
Escrituras dicen:
“Adora al Señor tu Dios y sírvele únicamente a él”.
Entonces el diablo se fue, y llegaron ángeles a cuidar a
Jesús.”

(Mateo 4:1-11, Nueva Traducción Viviente)

 

¡¡¡Cuan Poderoso es nuestro Señor!!! Cuando prosiguió con su ministerio, en varias ocasiones satanás trató de importunarlo, sin embargo, en cada una de ellas Jesús lo reprendió abiertamente, a él y a sus demonios, con poder y autoridad y ellos tuvieron que someterse bajo su dominio (Lucas 8:26-32). Él pensaba que, matando a Jesús, la obra y el trabajo de Dios quedarían inconclusos, sin embargo, grande debe haber sido su sorpresa, cuando se dio cuenta de que lo que realmente salvaría al hombre era justamente el sacrificio de un cordero sin defecto, el cual renovó el pacto entre el hombre y Dios a través de la Sangre de este cordero, derramada para el perdón universal de los pecados a todo aquel que le recibiese en su corazón y le confesare delante de los hombres (Hebreos Capítulo 9).

Por eso odia a los creyentes. Porque no puede tocar nuestra alma. Ciertamente puede hacer planes y escaramuzas con el propósito de tentarnos y hacernos caer, sin embargo, los cristianos que una vez vivimos sin Jesús, conocemos perfectamente que el fin de todos sus planes es nuestra completa perdición y destrucción. A él no le interesa nada más. y en esta lucha él seguirá tratando por todos los medios de robar, matar y destruir…
!!!El cristiano debe entender que esto es una guerra y que aún no termina!!!

“Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso,
sino contra gobernadores malignos y autoridades del
mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo
tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares
celestiales.”

(Efesios 6:12, Nueva Traducción Viviente)

Los cristianos podemos resistir y atacar a satanás y sus demonios directamente con las armas que Dios ha puesto en nuestras manos. Armas espirituales de infinito poder cuando aprendemos a utilizarlas. Estas se encuentran señaladas en la biblia, naturalmente, más específicamente en la carta que el Apóstol Pablo envía a los cristianos de Éfeso:

“Una palabra final: sean fuertes en el Señor y en su gran
poder. Pónganse toda la armadura de Dios para poder
mantenerse firmes contra todas las estrategias del
diablo. Pues no luchamos contra enemigos de carne y
hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades
del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este
mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los
lugares celestiales.
Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura
de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del
mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie,
firmes. Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de
la verdad y la coraza de la justicia de Dios. Pónganse
como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a
fin de estar completamente preparados. Además de todo
eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas
encendidas del diablo. Pónganse la salvación como casco
y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de
Dios.
Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión.
Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones
por todos los creyentes en todas partes.”

(Efesios 6:10-18, Nueva Traducción Viviente)

 

He aquí las armas con la cuales venceremos a diablo y sus demonios. En ningún caso se nos dice que no habrá lucha, por supuesto que la habrá, de lo contrario no se nos hubiesen entregado estas fabulosas herramientas. Sin embargo, para continuar de pie, es necesario que nos pongamos todas las piezas de la armadura y no solamente algunas, por lo tanto, la fe, la oración, el evangelismo, el conocimiento de la palabra, deben estar de continuo en nuestras vidas, pues en el momento en que bajemos la guardia, satanás y sus demonios estarán esperándonos. Que Dios te bendiga y te de la fuerza necesaria para vencer cada día. Amen.

“Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las
manos de Dios, porque él cuida de ustedes. ¡Estén alerta!
Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al
acecho como un león rugiente, buscando a quién
devorar. Manténganse firmes contra él y sean fuertes en
su fe. Recuerden que su familia de creyentes en todo el
mundo también está pasando por el mismo sufrimiento.”

(1 Pedro 5:7-9, Nueva Traducción Viviente)

 

Extracto del Libro “Tu, Sígueme”, de Cristian E. Gallardo SM. Puedes descargarlo Gratuitamente Aquí: https://micreasol.com/libros-y-tienda/

Dios te Bendiga, y te añada Salvación y Vida Eterna

Firma Digital CGS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s