Las Recompensas Celestiales

Al comenzar este estudio bíblico es necesario formular una importante distinción entre la salvación y las recompensas divinas:

La salvación es un regalo que Dios concede a un ser humano por creer o haber creído este por fe en el sacrificio expiatorio de Cristo, Jesús en la cruz del calvario para el perdón de los pecados de toda la humanidad, como lo demuestra:

(Nota. para toda persona que lea este estudio fundamentado en las Sagradas Escrituras es indispensable que lea los versículos bíblicos aquí citados).

1) EFESIOS 2:8 y 9

En Efesios 2:8 el término: “jarití” empleado en el Nuevo Testamento griego procede del sustantivo del griego clásico y koiné o bíblico: “járis” y “járitos” en el caso genitivo equivalente a la preposición: “de” en castellano, que al igual que el vocablo del hebreo bíblico: “jen” utilizado, por ejemplo, en Génesis 6:8 “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová (versión Reina-Valera de 1960), y en latín: “gratia” del cual proviene la voz española: “gracia”, expresado en una sola palabra significa: “favor” derramado concretamente por Dios en beneficio de todos los habitantes de este planeta por medio de Jesús.

Asimismo, también se evidencia la salvación como un regalo de Jehová de los ejércitos a los habitantes de este mundo, en:

2) ROMANOS 6:21 al 23

El término: “dádiva” utilizado en Romanos 6.23 en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y en la cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoaemericana” (“SBI”) significa según la vigesimotercera y última edición del año 2014 del: “Diccionario de la lengua española” de la: “REAL ACADEMIA ESPAÑOLA” en primera acepción: “Acción de dar gratuitamente” y en segunda acepción o significado: “Cosa que se da gratuitamente”, y, a su vez, en el texto griego del Nuevo Testamento la palabra correspondiente a: “dádiva” es: “járisma” (de la cual proviene el vocablo de la lengua castellana: “cárisma”), y que en el griego clásico y en el griego koiné también denominado griego bíblico o griego helenístico significa en su conjunto gracia, don divino, don espiritual o don del Espíritu Santo, favor, beneficio, merced, liberación, concesión espiritual, facultad milagrosa, y, lógicamente, la cosa que se dio gratuitamente, como una dádiva, don, favor, beneficio o merced fue el sacrificio sublime de Cristo para otorgarle el perdón de los pecados a toda la humanidad como lo expliqué al principio de este estudio de teología bíblica.

Por su parte, sobre la temática misma de las recompensas o galardones que recibirán los escogidos de Dios en todos los pactos que Jehová ha llevado a cabo con la humanidad, en general, y para los cristianos en la dispensación de la gracia todavía vigente, en particular, James Bartley en su excelente interpretación sobre el evangelio según MATEO del tomo 14 de la serie titulada: “COMENTARIO BÍBLICO MUNDO HISPANO” señala que: “Algunos opinan que el siervo del Señor no debe pensar en recompensas, sino que debe servir por puro amor. Por supuesto el motivo del servicio debe ser el amor al Señor, pero Jesús se refiere a los galardones”, página 157, y, justamente, según una investigación realizada por el que escribe esto, existen 3 versículos o pasajes en el Antiguo Testamento y 21 en el Nuevo Testamento que enseñan y prometen recompensas, galardones o coronas originadas en Dios para sus elegidos por el trabajo puro y desinteresado realizado en la obra del Señor incluyendo, ciertamente, la labor ejecutada en una congregación local por un cristiano verdadero.

Igualmente, el Señor Jesucristo prometió recompensas para hacerse efectivas en este mundo o más allá del tránsito terrenal de un individuo incluso para personas inconversas o no cristianas:

3) MATEO 10:42

A pesar de que la versión de la Santa Biblia denominada: “Reina-Valera de 1960” tradujo el versículo ya mencionado: “Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa”, no obstante, la traducción correcta del versículo antes citado de acuerdo a la gramática del griego koiné del Nuevo Testamento, es de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana” en su segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL”: “Y cualquiera que dé a beber un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que de ningún modo perderá su recompensa (el subrayado es mío), puesto que el doble adverbio negativo utilizado en MATEO 10:42 “ou” (pronunciación: “u) y “mé”, el cual se emplea frecuentemente para indicar simplemente una negación futura como: “no” en la lengua castellana, por ejemplo, en Lucas 8:17, pero, hay otro uso en el que doble adverbio negativo: “u” y. “me” posee un significado intensivo en expresiones enfáticas como: de ninguna manera o de ningún modo, jamás, etc. es el caso de Mateo 10.42 ya indicado, versículo en el cual el Hijo de Dios, el Redentor y Salvador de la humanidad, el único hombre o ser humano que pasó sin pecado por este mundo aseguró en un estilo categórico, rotundo, terminante, absoluto o concluyente que cualquier persona que haya entregado un servicio o una ayuda incluso de poca importancia, pero desinteresada, pura o sincera a un seguidor de Cristo verdadero, de ninguna manera, de ningún modo jamás perderá su recompensa o galardón.

 

A su vez, el Señor Jesucristo prometió que sus auténticos discípulos serán recompensados por el motivo de soportar la calumnia, el hostigamiento o franca persecución en el motivo de ser fiel al camino, las enseñanzas, mandatos, doctrina que él dejó para sus escogidos (como es el caso del suscrito que teniendo un compartimiento fue intachable en el ámbito laboral y moral trabajando como bibliotecario en la Universidad Católica de Valparaíso, que ahora es: “Pontificia”: “PUCV”, fui despedido injustamente por ser un cristiano verdadero en aquella institución educacional religiosa), de acuerdo a:

4) MATEO 5:10 al 12

En Mateo 5:10, la justicia mencionada en este versículo (griego: dikaiosine) significa que los seguidores de Cristo serán perseguidos e incluso asesinados por ajustar estrictamente sus vidas en este mundo a la voluntad revelada de Dios en las Sagradas Escrituras.

En Mateo 5:11 el término del griego clásico y bíblico o koiné: “oneidizo” traducido como: “vituperen” del verbo: “vituperar” en la versión Reina-Valera de 1960 significa un insulto, ultraje, censura o reproche dicho de frente, vale decir, cara a cara en contraste con la calumnia que es una difamación, más bien, expresada en ausencia del individuo calumniado.

Y en Mateo 5:12 las palabras: “gozaos y alegraos” seleccionado en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” se encuentran en modo imperativo presente en el texto griego del Nuevo Testamento ordenando así Jesús que sus discípulos genuinos deberían obligatoriamente soportar en todo momento o de manera persistente con regocijo el agravio, la persecución y la muerte inclusive por ser estos fieles hasta el final de su tránsito terrenal al Hijo de Dios, y de esta modo tener estos una más digna entrada al reino de los cielos.

Además, el apóstol Juan inspirado por el Espíritu Santo declaró que cada cristiano o recibirá su recompensa o galardón por el trabajo efectivamente realizado en su trayectoria en el evangelio, y por la calidad espiritual, moral y eclesiástica inclusive que él tuvo al desarrollar aquella labor, principio que se observa en:

5) APOCALIPSIS 22:10 al 12

En el versículo 12 el término del griego clásico y koiné: “misdsos” traducido como: “galardón” en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” significó primeramente sueldo, salario, jornal, honorarios o paga de los soldados, y después evolucionó hacia el sentido de:
premio, recompensa, merced o galardón, y el mismo concepto teológico de Apocalipsis 22:12 se encuentra en 1a Corintios 3:8 “Y el que planta y el que riega son una sola cosa, aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor” (“BIBLIA TEXTUAL” de la. “SBI”, cuarta edición) y esta es, justamente, la gran diferencia, con la salvación por gracia, vale decir, las recompensas, galardones o premios del Hijo de Dios a sus seguidores será por el trabajo efectivo de ellos en la obra del Señor o en la actividad espiritual-eclesiástica, que es lo mismo, de una asamblea ubicada en un determinado lugar físico, idealmente en un templo.

Y concerniente a la temática escatológica o futurista relativa a como serán las recompensas celestiales” para sus escogidos de todos los pactos que ha hecho Dios con la humanidad, en general, y en la dispensación de la gracia, en particular, es fundamental citar y comentar dos parábolas que el Señor Jesucristo enseñó:

Primeramente es necesario definir que la parábola es un relato con detalles ficticios, pero basada en la vida real, la cual utilizando la comparación procura demostrar una verdad moral o espiritual.

I) LA PARÁBOLA DE LAS MINAS: Lucas 19: 11 al 27

En Lucas 19:12 este versículo bíblico enseña que Cristo después de su paso por este mundo, se fue al reino de los cielos y volverá para siempre en su segunda, pero no ya para ser ejecutado y ejecutado en este planeta por hombres impíos de nuevo, sino para establecer su reinado eterno sobre este mundo.

En Lucas 19:13 la forma verbal traducida como: “negociad” en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana” se encuentra en modo imperativo en el texto griego del Nuevo Testamento indicando así Jesús que es obligatorio para un discípulo suyo trabajar en la vida cristiana, en general, y en una congregación local, en particular, ocupándose en usar los talentos que el Señor Todopoderoso le dio a un seguidor del Redentor y Salvador de la humanidad.

En Lucas 19:17 el término griego: “pístis” traducido como: “fiel en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “SBI” significa en el griego clásico y koiné o bíblico: “confianza, fiabilidad, fidelidad, fe o medio de inspirar confianza, persuasión, convicción, creencia, fe religiosa, buen fe, rectitud, honor, probidad, lealtad; crédito, prenda, garantía de buena fe, promesa, palabra, juramento, argumento, prueba, compromiso, pacto, demostración, verdad.

II) LA PARÁBOLA DE LOS TALENTOS: Mateo 25:14 al 30

En Mateo 25:14 el vocablo: “ipárjonta” precedido de un artículo neutro plural y trasladado a la lengua castellana en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” significa: “recursos, hacienda,, lo que se posee, circunstancias, posibilidades, ventajas preexistentes, además de: “bienes”, lógicamente, representan los dones y talentos, naturales o espirituales que un discípulo del Señor Jesucristo debe ineludiblemente ejercitar en su tránsito terrenal.

Por su parte, en Mateo 25: 24 al 28 de esta enseñanza, el siervo o esclavo mencionado en Mateo 25:15 equivale a los escogidos de Dios miedosos, cobardes, pusilánimes o indolentes como manifiesta Jeremías 48:10 “Maldito el que haga la obra de YHVH (Jehová) indolentemente ¡Maldito el que retraiga su espada para derramar sangre!” (“BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI”, segunda edición), que guardaron sus dones y talentos sin que necesariamente hayan hecho un empleo indigno o inmoral de ellos, y los cuales al considerar al: “hombre” especificado en Mateo 25:14, es decir, a Dios como un amo duro o estricto, hicieron recaer sobre él la culpa de su propia inutilidad o ineficacia.

A su vez, en Mateo 25:28 significa que aquel elegido del Señor que ocupó sus dones y talentos recibirá recompensas o galardones, pero al que le fue otorgado algún talento y no lo utilizó, lo perderá eternamente.

Y Mateo 25:30 es una severísima advertencia contra los siervos llamados por el Creador del universo e identificados en Mateo 25:26 que fueron malos, negligentes y cobardes, los cuales no trabajaron, ni defendieron el reino de Dios, y que después de su paso por este mundo irán primero al infierno y después del Juicio Final serán lanzados perpetuamente al lago de fuego.

De todas maneras y para ir terminando: “las recompensas celestiales” serán entregadas por el Señor Omnipotente de acuerdo a dos requisitos esenciales, creo yo:

a) LA PERSEVERANCIA EN EL EVANGELIO

La razón o motivo por la que un discípulo del Señor Jesucristo debe permanecer hasta el final de su vida en este planeta como un seguidor de el mismo para llegar un día a la contemplación de la gloria divina es que si se aparta del Hijo de Dios y deja de reunirse o congregarse en una iglesia cristiana verdadera, le será imposible continuar obedeciendo los mandamientos divinos establecidos en la Santa Biblia, no podrá proseguir viviendo en integridad o santidad ante Dios, y por el contrario llegará a un estado, forjado por el mimo, en el cual experimentará según Mateo 8:12/13:42/ 13:50/ 22:13/24/51 y 25:30 “el lloro y el crujir de dientes”, esto es, se condenará eternamente.

b) LA FIDELIDAD: MATEO 25.21 Y 23

En base a la “parábola de las minas” en Lucas 19.11 al 27 y la: “parábola de los talentos” de Mateo 25.14 al 30 ya comentados anteriormente, las recompensas, galardones o coronas para los discípulos auténticos de Cristo no serán mejores para un evangelista internacional, para uno que profetizó mucho, para un pastor que tuvo una congregación numerosa, para un maestro de las Sagradas Escrituras que estudió la Santa Biblia incluso en sus lenguas originales y que le enseñó a muchas personas cristianas o inconversas inclusive o para un cristiano verdadero que recibió varios dones y más que otros o más que los demás, como la capacidad de enseñar, predicar, el talento para cantar, etc., sino para el cristiano genuino que trabajó fielmente y de manera incansable, sincera y desinteresada en la obra del Señor, puesto que en Mateo 25:21 y 23 ya citados el adjetivo griego de 3 terminaciones: “pistós, pisté y pistón” traducidos en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI” como: “fiel significan en su conjunto en el griego clásico y griego bíblico: “leal, honrado, devoto, creíble, digno de fe, dócil, sumiso, seguro verosímil, creyente, vale decir, que tiene fe, cierto, genuino, verdadero, convincente, firme, fidedigno, verdad, aparte de: “fiel” lógicamente.

Mauricio Nieto Hernández.
Profesor de castellano y Licenciado
en Lengua Y Literatura Hispánica
por la Universidad Católica de
Valparaíso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s