El Servicio Cristiano

A nivel humano el servicio se puede definir como la disposición de ayudar al prójimo en un determinado o definido propósito, y en el ámbito sobrenatural es la reverencia y obediencia debida al Creador del universo.

El tema de la actitud de servicio que deben tener los escogidos del Señor Todopoderoso está abundantemente tratado en la Santa Biblia, y para un fin didáctico se puede dividir en el servicio a Dios y el servicio a nuestros congéneres o semejantes.

I) EL SERVICIO A DIOS

De la gran cantidad de textos que encontramos en las Sagradas Escrituras sobre la necesidad imperiosa del servicio a Jehová, se pueden destacar los siguientes:

(Nota: para cualquier persona que lea este estudio bíblico es indispensable en relación al entendimiento del mismo, leer en su versión de las Sagradas Escrituras los versículos bíblicos aquí citados.)

1) DEUTERONOMIO 6:13

La forma verbal: “temerás” utilizada en la versión Reina-Valera de 1960 proviene del verbo: “yaré” del hebreo bíblico, que empleado en este versículo en su forma futura también denominado “imperfecto” en la gramática del hebreo bíblico significa: “reverenciar, quedar asombrado, espantado, estupendo, formidable, maravilloso, reverencia, temeroso, temible, temor entre otros sentidos.

Por su parte, este mismo mandamiento que encontramos en el quinto libro de Moisés, se lo citó al Señor Jesucristo a Satanás:

2) MATEO 4:8 al 10

En la versión Reina-Valera de 1960, en Mateo 4:9 las palabras traducidas al final de este versículo como: “si postrado me adorares” y en Mateo 4:10 la forma verbal del verbo: “adorar”: “proskineo”, traducida como: “adorarás” significan en su conjunto en el griego clásico y koiné: “saludar prosternándose, adorar arrodillándose, rogar, conjurar arrodillándose, besar, saludar llevándose las manos a los labios, hacer reverencia a Dios, a Cristo, a un ser humano, al diablo en Apocalipsis 13:4, a la bestia apocalíptica, a demonios e ídolos; suplicar”, y, a su vez, en Mateo 4:10 el verbo griego: “latreúo” traducido en la versión Reina-Valera de 1960 y en la segunda y cuarta edición de la: “BIBLIA TEXTUAL” de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana” en el tiempo futuro: “servirás”, el cual en el griego clásico y en el griego koiné también denominado griego bíblico o helenístico significa: “ser siervo, estar al servicio de, ser esclavo de, adorar, rendir o tributar culto, rendir homenaje, trabajar por un sueldo.

Y en el aspecto teológico la necedad o desatino de Satanás fue haberle ofrecido: “todos los reinos del mundo” al mismo que creó este planeta, esto es, a Cristo, el Hijo de Dios, como declara solemnemente Colosenses 1:16 “Porque en “El fueron creadas todas las cosas, En los cielos y en la Tierra, Las visibles y las invisibles Tronos o dominios o principados o potestades,  Todas las cosas han sido creadas por Él y para Él” (“BIBLIA TEXTUAL” de la: “SBI”, cuarta edición), versículo en el cual el verbo del griego clásico y griego koiné: “ktizo” significa edificar, construir, fundar, colonizar, plantar, instituir, inventar, hacer, erigir, levantar, producir, fabricar, llevar a cabo, criar o crear en referencia a nivel sobrenatural de estos dos últimos verbos mencionados de la actividad creadora de Dios “ex nihilo”, vale decir, de la nada concerniente al planeta tierra y todo el universo pasando así el Señor a ser NO solo el creador, sino el dueño de todo el espacio sideral.

3) JOSUÉ 24:1-2 y 14:15

Josué hizo un voto en cuanto a que ser fiel y obediente a Dios era su resolución o decisión inalterable, y urgía a los judíos a ser sinceros en hacer esta misma declaración y suprimir de entre ellos la adoración a los dioses paganos.

Asimismo, en Josué 24:15 el verbo: “servir” y las formas verbales: “sirváis, sirvieron y serviremos” empleado en la versión Reina-Valera de 1960 de las santas Escrituras como se le denomina en Romanos 1:2 a la Palabra de Dios, corresponden al verbo del hebreo bíblico: “abad”, el cual significa: “adorar, celebrar, honrar, prestar servicio en el culto, ministrar, rendir culto, trabajar, cultivar la tierra entre otros significados.

Además, Josué es tipo o modelo de Cristo y su nombre fue cambiado por Moisés, que también es prototipo del Señor Jesucristo, de Oseas a Josué de acuerdo a Números 13:16.

De igual modo, el nombre de Josué en el hebreo bíblico es: “Jeshua”, forma tardía de: “yejoshúa” (pronunciación: “yejoshúa”), el cual significa: “salvado de Jehová, Jehová es salvación” o Jehová es salvación, o Jehová salva” y su equivalente en el griego bíblico o koiné es: “iesús” , nombre propio que pasando por el latín llegó al vocablo: Jesús.

Josué es figura de Cristo, porque así como el sucesor de Moisés como ´guiador y máxima autoridad del pueblo judío, introdujo a Israel en la “tierra prometida”, de igual manera el Redentor y Salvador de la humanidad conduce a su pueblo elegido a la presencia del Señor, es decir, Jehová intercede por el mismo, y finalmente, le otorga el reposo o la vida eterna a sus escogidos de la dispensación de la gracia todavía vigente.

4) COLOSENSES 3:22 al 24

Aunque estos versículos se refieren estrictamente a los esclavos que habían en el siglo primero de la era cristiana, en un sentido amplio se pueden aplicar a cualquier discípulo del Señor Jesucristo que ha resuelto voluntariamente someterse y servirle como si fuese un esclavo tal como sucedía en el siglo primero de la era cristiana en la cual un hombre era llevado al mercado de esclavos, era comprado por aquel que pasaba s ser su propietario, este lo llevaba a su casa, le horadaba el lóbulo de su oreja, le ponía un nombre, no recibía ni siquiera un sueldo por su trabajo, y así el esclavo quedaba bajo la completa, total o absoluta dependencia de su  amo: perdía todos sus derechos.

A su vez, en Colosenses 3:22 antes citado la forma verbal: “obedeced” en el idioma original que se escribió el Nuevo Testamento corresponde al verbo: “ipakúo”, el cual en el griego clásico significa: “escuchar bajando la cabeza”, se encuentra en modo imperativo, o sea, como un mandato o prescripción en cuanto a que un discípulo de Cristo debe servirle a Dios obedeciendo o acatando INCONDICIONALMENTE sus mandamientos en la Santa Biblia en el Antiguo y Nuevo Testamento, al igual como un esclavo en el tiempo histórico que el Señor Jesucristo pasó por este mundo debía OBEDECERLE a su amo terrenal sin ningún tipo o clase de condiciones.

5)SALMO 150: 1 al 6

A su vez, una forma, indudablemente, de expresar el servicio a Dios es combinando artísticamente los sonidos de la voz humana con los instrumentos correspondientes para suscitar en los sentidos una sensación agradable, es decir, la música, y, por esto, el excelente: “DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO” de W. E. Vine en la primera parte de términos del Antiguo Testamento, y en lo concerniente al artículo dedicado al vocablo:
“cantar” en el hebreo bíblico es: “shir” (pronunciación: chir), señala que: “Más de veinticinco por ciento de los ejemplos de shir se encuentran en los Salmos, a menudo en forma imperativa (como un mandato o mandamiento), como convocatoria al pueblo a expresar su loor a Dios en cánticos.

Asimismo, a manera de ejemplo, solo en el Salmo 150 se halla en la: “BIBLIA HEBRAICA STUTTGARTENSIA”, esto es, en el texto hebreo del Antiguo Testamento, 10 veces en modo imperativo el verbo del hebreo bíblico: “jalál”, y dos veces más se halla el término: “aleluya” derivada de la palabra antes mencionada y del cual el diccionario de términos bíblicos de W. E. Vine ya identificado expresa que: “de la palabra halal (jalal) proviene “Aleluya” una expresión hebrea de alabanza a Dios que se ha incorporado a casi todos los idiomas del mundo”, y al final del artículo escrito por un especialista del Antiguo Testamento sobre la voz: “aleluya” manifiesta: “Sin duda, los himnos cristianos quedarían muy empobrecidos si se quitara de repente el término: “Aleluya” de nuestro lenguaje de alabanza”.

6) APOCALIPSIS 22: 1 al 5

En el versículo 1 “el río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal” simboliza la continuación ininterrumpida de la gloria de Dios a los santos fresca procedente del Creador del universo, la vida en plenitud de gozo, así como la vitalidad perpetua en la: “nueva Jerusalén” descrita en los capítulos 21 y 22 del libro de Apocalipsis.

Y el versículo 3 significa que los escogidos de Dios le servirán con la adoración. El verbo griego usado en él, vale decir, “latreúo” traducido en la versión Reina-Valera de 1960 como: “servirán es el mismo ya mencionado y explicado en el comentario de Mateo 4:10.

II) EL SERVICIO AL PRÓJIMO

El término español en cuanto a su etimología u origen proviene del latín proximus” que significa: inmediato, vecino, muy cercano o el más cercano a uno.

Asimismo, para iniciar esta segunda parte de este trabajo teológico, lo haré con un pasaje bíblico en el cual el Señor Jesucristo estableció un importantísimo principio en el servicio cristiano:

7) MATEO 20: 20 al 28

En los versículos antes citados, y, en general, y, en particular, Mateo 20:26 y 20:28 Cristo quiso compartir respecto a que un discípulo suyo, que ahora descienda más a practicar los servicios de humildad y sacrificio personal, subirá más alto y ocupara el lugar principal en su futuro reino que pronto será establecido sobre este mundo.

A su vez, en Mateo 20:26 la palabra utilizada en la versión Reina-Valera de 1960 como: “servidor” corresponde en el Nuevo Testamento griego: “diákonos” el cual en el griego clásico y koiné significa: “criado, sirviente o sirvienta, ayudante, ministro, diácono y diaconisa inclusive.

Además, en Mateo 20:28 la forma verbal compuesta: “ser servido” y el verbo: “servir” utilizadas también en la versión de la Santa Biblia ya indicada en el párrafo anterior proceden del verbo: “diakonéo, que en el griego Clásico y koiné en su conjunto significa: “prestar servicio, socorrer, ayudar, proveer, suministrar, procurar, atender, asistir, ministrar, ser diácono y ejercer de diácono”.

8) LUCAS 22:24 al 27

En Lucas 22:26 la forma verbal: “dirige” del verbo: “dirigir” utilizado en la versión Reina-Valera de 1960 corresponde al verbo griego: “egéomai” el cual en el griego clásico y koiné o bíblico significa: “ir delante, ser guía, guiar a alguien o en algo, conducir, dar la señal o el ejemplo, mandar, ser jefe, gobernar, ejercer la hegemonía, ocupar el primer puesto, creer, pensar, considerar, juzgar necesario, estimar. Gobernador, guiador. Por esto, el Señor Jesucristo enseñó que los apóstoles, en particular, y sus discípulos de todas las generaciones, en general, que teniendo incluso algún cargo de autoridad, debían dar el ejemplo de servicio al prójimo como el mismo lo hizo según sus palabras registradas en Lucas 20:27 “pero yo estoy en medio de vosotros como el que sirve” (traducción literal del griego bíblico al idioma español.)

9) GÁLATAS 5:13-14

El versículo 13 tiene el sentido que al estar libres del legalismo mosaico u ordenanzas rigurosas de: “la Ley” (Antiguo Testamento) que esclavizaban al que trataba inútilmente de cumplirlos con rigurosidad ahora estamos obligados por el mandamiento del amor a servirnos unos a otros.

De igual modo, en el versículo antes mencionado la forma verbal: “duleúete” del verbo griego: “duleúo” se encuentra en modo imperativo en el texto griego del Nuevo Testamento, y, por su parte, este verbo griego significa: “ser esclavo o siervo, vivir como esclavo, servir estar sometido a alguien, servir a Dios y a otros individuos dicho esto en términos generales.

Y Gálatas 5:14 significa que el amor a Dios es la raíz u origen del cual surge el amor al prójimo que incluye el servicio permanente y abnegado incluso a las demás personas que nos rodean.

10) HEBREOS 6:10

Finalmente, en relación a las palabras: “el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún” de acuerdo al a versión Reina-Valera de 1960 de las Sagradas Escrituras, significan que las obras de amor hechas por los cristianos verdaderos han tenido su causa en el amor que le tenemos a Dios, el cual, a su vez, ha tenido su punto de partida en el mismo según Romanos 5:5, y del Todopoderoso y de este recibiremos el galardón, recompensas o coronas por el trabajo desinteresado, puro y sin malicia realizado en la obra del Señor.

 

TRABAJO DE:

Mauricio Nieto H.

Profesor de Castellano

Licenciado en Lengua y Literatura Hispánica

por la Universidad Católica de Valparaíso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s