El Significado de los árboles plantados por Dios en el Paraíso terrenal (1a. Parte)

La vigésima tercera y última edición del año 2014 del: “Diccionario de la lengua española” de la: “Real Academia Española” define el término: “árbol” en su sentido recto o literal como: “Planta perenne de tronco leñoso y elevado que se ramifica a cierta altura del suelo”, y, además, en Botánica, “perenne” significa que vive más de dos años.

De igual modo, en lo que respecta a su etimología, vale decir, a su origen: “árbol” procede del latín: “arbor arboris” que significa en esta lengua: arboleda (sitio poblado de árboles), la higuera, la encina, el laurel, el olivo, el álamo.


Por su parte, la Santa Biblia comienza con el libro de Génesis el cual relata el origen del universo, del planeta tierra, del ser humano y de la nación perpetuamente escogida por el Señor Todopoderoso: el pueblo judío.

Ahora bien, después que Dios hizo al hombre del polvo de la tierra plantó un terreno llamado: “el paraíso terrenal” o también denominado: “el huerto del Edén” en donde según el primer libro del Antiguo Testamento (A. T.) instaló el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal siendo el significado de estos dos árboles los siguientes:

1° EL ÁRBOL DE LA VIDA.- Inicialmente, se puede decir, que en el idioma hebreo en el cual de escribió casi en su totalidad el A. T. el término que mayoritariamente se utiliza para: “árbol” es: “ets” que significa arboleda, higuera, leña, leñador, leño, madera, tallo, artículos de madera, madero, manojo, palo, ídolo, asta, cabo, carpintero, enmaderado y bosque.

A su vez, en el primero de los cinco libros que escribió Moisés, el árbol se menciona en el día tercero de la creación como un nombre colectivo para designar todos los árboles frutales: “Y dijo Elohim (Dios): Produzca la tierra vegetación, hierba que haga germinar semilla, árbol frutal que dé fruto según la tierra según su especie, cuya semilla esté en él. Y fue así” (Génesis 1:11. BIBLIA TEXTUAL, cuarta edición), y en el texto hebreo del A. T. la palabra para: “árbol” es justamente: “ets”.

Asimismo, la primera vez que el árbol de la vida se cita en Génesis 2:9 que expresa: “Y del suelo hizo brotar Elohim (Dios) todo árbol agradable a la vista y bueno para. Y en medio del paraíso, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal” (BIBLIA TEXTUAL, cuarta edición). En este versículo bíblico citado, el árbol de la vida es una marca, señal o sello que testimoniaba la autenticidad de la vida inmortal que Jehová le había otorgado a Adán primero y a Eva después ubicándose en un lugar sobresaliente en medio del huerto del Edén donde sería materia de observación e interés cotidiano encontrándose maravillosamente adaptado para lograr que los primeros habitantes de este planeta recordaran siempre al Señor y el futuro eterno que les esperaba.

Posteriormente, cuando Adán y Eva comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal y fueron expulsados del paraíso terrenal, el árbol de la vida se menciona nuevamente en Génesis 3:22 “Y dijo Elohim (Dios). He aquí el hombre ha llegado a ser como uno de Nosotros, conocedor del bien y del mal. Y ahora, no sea que extienda su mano y tome del árbol de la vida, y coma y viva para siempre” (BIBLIA TEXTUAL, IV edición), lo cual significa que la vergonzosa caída moral que habían tenido ellos (y que continúa hasta el día de hoy para la raza humana y esto es lo que mejor explica la saturación de pecado y maldad en este planeta tierra), y siendo una garantía de la inmortalidad que les había concedido probando la obediencia de Adán y Eva a través de aquel árbol, perdieron toda prerrogativa o privilegio emanado del árbol de la vida, y, en consecuencia, para que los primeros habitantes en este mundo no comieran de él o creyeran o se imaginaran que podían recuperar lo que habían desperdiciado, el Señor los desterró del huerto del Edén colocando al Oriente del paraíso terrean una clase de ángeles llamados: “querubines” y una espada encendida para imposibilitar que Adán y Eva pudieran tener acceso al árbol que originalmente representaba la vida inmortal.

A su vez, el libro de Proverbios 3:18 declara: “Ella (la sabiduría) es árbol de vida a los que de ella echan mano/ Y bienaventurados son los que la retienen”, y Proverbios 11:30 manifiesta: “El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana alma es sabio”. (nota: las dos últimas citas bíblicas son de la versión Reina-Valera de 1960 de la Santa Biblia). En estos dos versículos citados “el árbol de la vida” se utiliza en sentido figurado o metafórico para que las personas lo acepten como la fuente de la sabiduría, es decir, del Señor Jesucristo, porque el Nuevo Testamento (N.T.) en Colosenses 2:2 el texto bíblico señala: “para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar toda riqueza de plena certidumbre del entendimiento a fin de conocer completamente el misterio de Dios: Cristo, y Colosenses 2:3 “en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (BIBLIA TEXTUAL, IV edición para Colosenses 2:2 y 2:3).
Por último, el árbol de la vida reaparece en el N. T. en el libro de Apocalipsis con el cual se cierran las Sagradas Escrituras con las siguientes menciones:

1.- Apocalipsis 2:7 “El que tiene oído, oiga qué dice el Espíritu a las iglesias: Al que vence le daré a comer del árbol de la vida que está en el paraíso de Dios”, BIBLIA TEXTUAL, IV edición (nota: respecto al versículo bíblico antes citado. Por estar en el texto griego del N. T. la forma verbal: “nikónti” procedente del verbo del griego koiné o también denominado griego bíblico o griego helenístico: “nikáo“ que significa vencer traducido erróneamente en la versión Reina-Valera de 1960 como: “venciere”, la traducción correcta es la de la: “Sociedad Bíblica Iberoamericana”, puesto que en el texto griego neotestamentario se encuentra el participio presente y en voz activa: “al que vence”, vale decir, que expresa una acción que sucede de modo efectivo en el tiempo presente o actual, significando lógicamente, un logro espiritual importantísimo que se concretará más allá de este mundo, esto es, en la vida eterna que Cristo prometió a sus elegidos). En este versículo bíblico apocalíptico el árbol de la vida es la fuente u origen de la vida eterna prometida para los seguidores o discípulos del Redentor y Salvador de la humanidad, es decir, aquellos que verdaderamente vencieron en la tentación de dejarse llevar por falsos cristianos designados en Apocalipsis 2:6 y Apocalipsis 2:15 como: “nicolaítas” que significa en griego: “vencedor del pueblo”, los cuales introdujeron doctrinas perniciosas en Efeso y Pérgamo, se entregaron al adulterio, y, además, ingerían alimentos sacrificados a los ídolos en referencia a los sacrificios en los templos paganos que después de habérselos dedicados a una deidad mitológica, y, ulteriormente, se vendía esa carne en las carnicerías, desobedeciendo la prohibición al respecto del concilio de Jerusalén del año 50 de la era cristiana, y manifestando sus inclinaciones a los placeres sensuales practicando de esta manera actos inmorales igual como lo hacían los gentiles.

2.- Después de un periodo de 1.000 años llamado: “el milenio” en el cual el Señor Jesucristo gobernará con sus escogidos, periodo en el que al término de este será completamente eliminado en la humanidad rebelde a Dios, y después del: “Juicio Final” o también conocido como: “El Juicio del Gran Trono Blanco” comenzará la eternidad que tendrá las siguientes características destacadas:

1.- El cielo y la tierra serán completamente renovados.

2.- La ciudad que tiene Dios en el reino de los cielos identificada como: “la nueva Jerusalén” descenderá desde el mencionado lugar para quedar sobre este mundo.

3.- Cristo vivirá con los elegidos de Dios de todos los pactos que este ha hecho con los seres humanos.

4.- Los escogidos vivirán en completa y perfecta felicidad iluminados por la gloria divina.

5.- Del trono donde residirá el Señor saldrá un: “río limpio de agua vida infinitamente superior del que estuvo en el huerto del Edén descrito en Génesis 2:10 al 14 y ahí en una vía de la nueva Jerusalén estará: “el árbol de la vida” como lo describe Apocalipsis 22:2 “En medio de su calle, a uno y otro lado del río, estaba el árbol de vida que produce doce frutos, dando su fruto según cada mes, y las hojas del árbol son para sanidad de las naciones” (BIBLIA TEXTUAL, IV edición).

De igual manera, todo lo anterior significa que el plan original del creador del universo concerniente a los que los habitantes terrenales vivieran eternamente gracias al árbol de la vida fue paralizado por Satanás, y por el pecado cuando Adán y Eva comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal (sobre este lo abordaré en la segunda parte de este estudio bíblico), a pesar de que Dios se lo había vedado, pero ahora en la Jerusalén celestial que ha descendido sobre la tierra, “el árbol de la vida crece otra vez, y los moradores de ella pueden comer en abundancia de su fruto viviendo así perpetuamente y ser este fuente de sanidad para las naciones en el sentido que los escogidos de Dios que residan en la ciudad mencionada no tendrán enfermedades y las hojas del árbol de la vida servirán para una salud cada vez más perfecta y eterna.

Mauricio Nieto Hernández
Profesor de castellano y
Licenciado en Lengua y
Literatura hispánica por
la Universidad Católica
Valparaíso.
.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s