Venga a nosotros tu Reino…

“En los últimos días, el monte de la casa del Señor será el más alto de todos, el lugar más importante de la tierra. Se levantará por encima de las demás colinas, y gente del mundo entero vendrá allí para adorar. Vendrá gente de muchas naciones y dirán: «Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob. Allí él nos enseñará sus caminos, y andaremos en sus sendas». Pues de Sión saldrá la enseñanza del Señor; de Jerusalén saldrá su palabra. El Señor mediará entre las naciones y resolverá los conflictos internacionales. Ellos forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en herramientas para podar. No peleará más nación contra nación, ni seguirán entrenándose para la guerra.”

Isaías 2:2-4 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Una de las promesas mas maravillosas a la cual nos aferramos los cristianos, es la esperanza de la venida de nuestro Señor Jesucristo en lo que denominamos “La Segunda venida del Señor”. La Instauración del reino de Dios en la tierra será un acontecimiento maravilloso en el cual todos los creyentes están invitados a ser partícipes de este reinado. Esto me lleva a pensar en una pregunta: ¿Qué es lo que entendemos por reinado?. La definición para reino o reinado es: “Del latín regnum, reino es aquel territorio cuyos habitantes están sujetos a un rey. Se trata de un Estado regido por una monarquía, la forma de gobierno en la que el cargo supremo es unipersonal, vitalicio y, por lo general, hereditario.”

Terrenalmente hablando, los reinos pueden ser Absolutos o limitados. El reinado absoluto es en el cual el rey no rinde cuentas ante nadie y sus decisiones son como se indica, absolutas, en muchos casos no permitiendo una segunda opinión a la hora de tomar decisiones. Por otra parte, en un reinado limitado, si bien es cierto el rey mantiene algún grado de poder sobre sus súbditos, existe una especie de cierta “democracia”, en la cual las decisiones del rey pasan inevitablemente por un consejo, el cual evalúa cada una de estas decisiones y puede intervenir en ellas, aprobarlas o incluso rechazarlas.

La humanidad a través de la historia a tenido ambos tipos de reinados, cada uno con sus fortalezas y debilidades, sin embargo aquellos tiempos han terminado y los reinos que actualmente podemos observar en el mundo son mas bien un “aspecto simbólico” o una “muestra de la tradición” de lo que fueron los grandes reinos de antaño que lograron la fama y renombre que aún podemos leer en los libros de historia universal. Pero no así el Reino de Dios. Así nos queda reflejado en su palabra en el Libro de Éxodo:

“¡El Señor reinará por siempre y para siempre!».”

Éxodo 15:18 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Espiritualmente hablando, antes de que el mundo fuese formado, Dios ya tenía predispuesto un orden universal en sí mismo y alrededor de Él. Siendo el mismo Rey de reyes y Señor de señores, según nos señalan las escrituras desde Génesis a Apocalipsis:

“¡Que todo el honor y toda la gloria sean para Dios por siempre y para siempre! Él es el Rey eterno, el invisible que nunca muere; solamente él es Dios. Amén.”

1 Timoteo 1:17 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Para los cristianos, sería ingenuo pensar que nos podemos desenvolver de una manera diferente, al de un estado monárquico, una vez que su segunda venida llegue a nosotros y se haga plenamente efectiva.

“Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre. “

Mateo 26:29 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Jesucristo durante su ministerio, en muchas oportunidades nos habló de la casa del Padre como un reino, y no en un sentido figurado sino como lo que es, osea, un Reino absoluto y eterno, en el cual la Santa Trinidad de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, son los encargados de regir Justa, Sabia y soberanamente a todos aquellos que por voluntad propia hemos decidido convertirnos en sus súbditos eternos y parte integral de su majestuoso reinado. Una de las instrucciones mas imperativas entregadas a sus discípulos, fue justamente esta:

“Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. “

Mateo 10:7 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

 

“Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. “

Lucas 11:2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

“Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. “

Juan 18:36 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Esa es la razón fundamental por la cual debemos entender profundamente como funciona un reino, para no confundirnos ni equivocarnos, debido a que, en estos últimos tiempos, los reinos terrenales han sido sustituidos por democracias, la cual es una nueva forma de gobierno en la cual todas las personas tienen derecho a pensar y opinar de qué manera o que forma es la mas conveniente para convivir entre los seres humanos. No quiero decir con esto que la forma gobierno que se ha adoptada en estos tiempos sea mala, sin embargo debo dejar en claro que los creyentes, escuche bien, los creyentes en Cristo Jesús, hemos decidido personalmente ser dirigidos por un Rey Absoluto y eterno, el cual tomará desde ahora en adelante las mejores decisiones para su reino y los gobernados y nuestras decisiones quedaran por definición y aceptación, relegadas y subyugadas a las decisiones de nuestro Rey.

La gran diferencia y lo que tenemos a nuestro favor es que el Rey que hemos elegido tiene las cualidades mas maravillosas que podemos esperar en un Señor: Nuestro Rey y Dios es Clemente, misericordioso, omnisciente, omnipresente, todopoderoso, amoroso, y justo:

“Pero Jehová permanecerá para siempre; Ha dispuesto su trono para juicio.El juzgará al mundo con justicia, Y a los pueblos con rectitud.”

Salmos 9:7-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.”

Isaías 9:6-7 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Al examinar las escrituras veremos como a lo largo de la historia existieron diferentes reinos que estuvieron presentes en el pueblo de Israel, el pueblo escogido de Dios. Y al avanzar en la lectura y ver la forma en la cual se desenvolvieron estos reinos, nos daremos cuenta de que no todos los reinos de antaño fueron dirigidos o gobernados de la mejor manera. Esto, debido a la naturaleza humana, carnal y diabólica, que en muchas ocasiones trajo tristeza y dolor a los habitantes del reino. Malas decisiones, corrupción, embriaguez de poder y naturaleza corrompida hicieron que en muchas ocasiones Dios interviniera en aquellos reinos para detener el sufrimiento del pueblo.

No se que es lo que usted entiende por la definición “Reinado del Mesías”, sin embargo al revisar las escrituras nos encontramos con definiciones y cualidades bien específicas de lo que será el régimen eterno y universal de aquél que hemos decidido seguir y obedecer:

“Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. “

2 Samuel 7:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

“El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.”

Apocalipsis 11:15 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Nuestra esperanza es que este reino bienaventurado venga a nuestra vida, a nuestro corazón pero por sobre todas las cosas que el rey nos acepte en su Reino. En su palabra entregada a los hombres encontramos el tesoro de sabiduría mas grande para poder algun día ser parte de su reinado, entendiendo y comprendiendo a través de las escrituras de qué manera hemos de movernos en este reino y de qué forma encajaremos en el. Sí, ven Señor Jesús.

Firma Digital CGS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s